Luis Suárez y Messi rompen la Liga

Comentarios()
Getty
Entre los dos liquidan a un buen Atlético que sobrevivió gracias al recital de Oblak, quien no pudo aguantar a un Barcelona que acaricia la Liga.


EDITORIAL

Ya acaricia la Liga el Barcelona, que a falta de siete partidos para el fin del campeonato amplía la distancia hasta los once puntos con respecto a un bravo Atlético de Madrid que salió a ganar en el Camp Nou frente a un buen Barcelona también convencido de sus opciones. Porque durante la primera media hora ambos equipos ofrecieron una joya de partido, con intensidad y calidad por parte de ambos combinados, capaces de generar buenas ocasiones de gol en un partido que empezó satisfaciendo todos los paladares. Hasta que Diego Costa perdió los papeles y fue expulsado por insultar al árbitro, Gil Manzano.

El partido perdió entonces en hermosura, al verse forzado Diego Simeone a replegarse y olvidarse de mirar la puerta contraria. Abonado a un Jan Oblak en estado de gracia -el esloveno realizó el mejor partido de la temporada en cuanto a paradas y bloqueos refiere- el Atlético aguantó las constantes embestidas de Leo Messi, que llegó a rematar hasta siete ocasiones sin suerte. Pero quien la sigue la consigue y la victoria se hizo de rogar pero llegó en los instantes finales.

El artículo sigue a continuación

Fue Luis Suárez quien consiguió desatascar el empate tras un zapatazo desde la distancia que sorprendió a Oblak y abrió el camino de la victoria azulgrana para que Messi realizara el zarpazo definitivo un minuto más tarde, apuntando el 2 a 0 en el el electrónico y prácticamente sentenciando, ahora ya si, la que será la décima Liga del rosarino en los quince años que lleva como profesional. Una auténtica salvajada. Pero es lo que pasa cuando jugadores de la clase de Messi y sus compañeros se mentalizan de algo. Que son casi imparables.

Porque el Barcelona necesita apenas diez puntos para cantar el alirón, lo que implica ganar un mínimo de tres partidos y empatar otro en los siete que quedan. Ya solo queda centrarse en la Champions League y recuperar la autoridad perdida el último lustro en Europa. Este equipo empieza a tener muy buena pinta. De momento, la Liga está ya prácticamente rota. Ahora toca confirmar el resurgir del Barcelona tras la locura de Villarreal ante el Manchester United, cuyo entrenador, Ole Gunnar Solskjaer, vivió en primera persona el golpe de autoridad del cuadro azulgrana al Atlético. El próximo en sufrir al rosarino puede ser su equipo.

Cerrar