Los pecados en Suecia que acercan a España a la repesca

Última actualización
JONATHAN NACKSTRAND / AFP

Qatar queda más lejos de España que hace 24 horas. La derrota de la Selección en Suecia, 2-1, pone a La Roja a un paso de una repesca envenenada, con dos eliminatorias, lejos de la perita en dulce del pasado. A los de Luis Enrique les faltaron varias cosas y les sobraron otras, mala combinación frente a un rival con las ideas clarísimas.

LA REPESCA AMENAZA: LAS CUENTAS DE ESPAÑA PARA ESTAR EN EL MUNDIAL QATAR 2022

Sin Pedri, Olmo...

España echó en falta a Pedri, exprimido en la Eurocopa y el hombre en el que el técnico quiere centrar el desarrollo de esta prometedora generación. El canario completó el torneo en el puesto tres en minutos, mientras que otro ausente, Dani Olmo, lo hizo en el noveno. Es decir: dos titulares menos. Tampoco estuvo Oyarzabal, un recurso habitual para las segundas mitades. Son los daños colaterales de un calendario especialmente polémico y sobrecargado en año de Juegos Olímpicos.

Errores de bulto

La Selección se pegó dos tiros en el pie, ambos muy dolorosos. El primero, a los pocos segundos de celebrar el 0-1: en la siguiente jugada, un pase evitable de Carlos Soler a un Busquets carente de reacción originó el 1-1. El segundo, en el 2-1, en una acción de fallos en cadena que permitió la remontada: el mejorable despeje de cabeza de Koke, la endeblez de Azpilicueta o la libertad de Eric y Laporte a Claesson, que pudo controlar y disparar en el área y que no perdonó.

Los duelos

Fue el mantra de Luis Enrique, echando ya cuentas para la repesca, al comparecer ante las radios, en 'Teledeporte' y en la rueda de prensa: su equipo murió por los duelos. Explicó el entrenador que cuando se presiona tan arriba, asumiéndose riesgos porque la posible recompensa es mayor, no se pueden perder tantos envites y no cortar las transiciones, sobre todo si el contrario saca de ahí su petróleo. Los datos enseñan que Suecia ganó 35 (43,8%) y España, 21 (52,5).

La posesión

Es el gran arma de España, pero en ocasiones parece que lo usa contra sí misma. Acabó con un 69%, pero no generó sensación de dominar el partido y dejó los mismos chuts a puerta que los suecos, cuatro, y sólo tres más fuera (2-5).

Bajo nivel individual

Jugador a jugador, pocos se salvan. Eric y Laporte naufragaron, a pesar de que al final impidieron dos mano a mano. Los laterales debieron aportar más recorrido. Busquets no fue capaz de sujetar el centro del campo y resultó víctima de unas transiciones en las que le cuesta muchísimo. Entre los delanteros, Ferran, Morata y Gerard, que sigue sin ser en España el del Villarreal, sumaron un disparo entre los palos...