Los mejores futbolistas chilenos que jugaron en el extranjero en 2018

Comentarios()
Alex Caparros/Getty
En Goal nos animamos a armar una oncena ideal de los jugadores de La Roja que tuvieron un año de alto vuelo.

Desde que Chile se quedó al margen de Rusia 2018 que se empezó a hablar de la necesidad de una renovación en el bicampeón de América. En esa línea, hinchas, el medio futbolístico y hasta el cuerpo técnico de Reinaldo Rueda apostaron por nombres de jóvenes que podían sumarse al proceso que tiene como objetivos una buena participación en la Copa América 2019 y la clasificación a Qatar 2022. 

En 2018, parte de los históricos de la Generación Dorada bajaron su nivel y perdieron el protagonismo en la Selección y en su club, como es el caso de Alexis Sánchez, o Claudio Bravo, que se restó de la primera mitad del año y luego desapareció por una lesión. Pero también otros que estamparon su nombre en la élite europea, como Arturo Vidal cerrando su año calendario entre los titulares del Barcelona, uno de los clubes más fuertes el orbe, o Erick Pulgar, afianzado en Bologna y parte fundamental de las ideas del DT cafetero para su mediocampo.

Finalmente, en esta lista se incluyen profesionales que, mediante un segundo aire, relanzaron sus carreras como Marcelo Díaz y Alfonso Parot (que a los 29 debutó por La Roja). ¿Cuáles fueron los chilenos que juegan en el extranjero que mejor rindieron en el año?

Todos los partidos del Chile de Rueda


EL XI


El arco queda cubierto con Gabriel Arias, cerrojo de Unión La Calera en el primer semestre, de Racing en el segundo y sucesor natural de Claudio Bravo en el seleccionado. Le marcaron 16 tantos en el elenco cementero en 16 presentaciones y dejó al plantel en puestos de Copa Libertadores. En el equipo del Cilindro recibió 7 tantos en 10 compromisos -y tres de ellos fueron en la vuelta de la serie copera ante River- y por Chile se alzó como figura en las visitas a Corea del Sur y Serbia. Además, jugó contra Polonia y fue la primera elección de Reinaldo Ruedo ante la incertidumbre de no poder contar con el histórico capitán. Terminó el año lesionado pero es carta segura para la Copa América por la calidad de sus reflejos, sus desplazamientos entre los palos y sus contenciones.

240818 Racing Patronato Marcelo Díaz Gabriel Arias Eugenio Mena

La zaga la abre Paulo Díaz, de esplendoroso primer semestre en San Lorenzo. El defensor formado por Palestino desarrolló su faceta de lateral y la trasladó a La Roja, donde se le sindicó como relevo natural de Mauricio Isla. En el Ciclón destacó por sus pasadas en la banda cuando el Pampa Biaggio necesitaba cubrir la diestra y se convirtió en una especie de todocampista, apareciendo con sorpresa por cualquier sector. Su polémico y millonario paso al Al-Ahli de Arabia Saudita lo sacó del radar y de la alta competencia, pero en su primer semestre en Medio Oriente mantuvo su continuidad (jugó 1.090 minutos) y Rueda lo siguió llamando.

A Gary Medel no lo acompañó demasiado el nivel de Besiktas, pero a sus 31 años puede decir que jugó en Champions contra el Bayern, que también ofició de comodín en su club porque la multiplicidad de opciones que le entrega al cuerpo técnico es vasta y, por ende, que es prenda de garantía. El segundo semestre fue importante en la participación de los de Estambul en la Europa League, todo el año fue el capitán de Chile (donde también debió ubicarse como central y mediocentro) y, finalmente, puede darse el lujo de decir que hasta marcó un gol (a Göztepe), algo que se le extrañaba, y que solo lo expulsaron en una ocasión.

Guillermo Maripán fue más titular que suplente en el Deportivo Alavés (en la 18/19 lleva 1.108 minutos jugados), potenció su rol estelar en La Roja (900 minutos en 2018, el que más jugó), donde consolidó la dupla 'de gigantes' con Enzo Roco, e hizo olvidar a Gonzalo Jara.

El caso de Alfonso Parot es peculiar. Lleva un año y medio jugando en Rosario Central, como lateral, volante por la izquierda e incluso como el central más apegado a esa franja. A sus 29 años, lo convocó Rueda y le dio una camiseta de titular en Chile ante México, en el que fue su debut, aunque sin mayor suerte porque tenía al frente a Chuky Lozano. Pero terminó coronando su año con la Copa Argentina y más que asentado en el Canalla. Le marcó un gol a San Martín de San Juan.

GARY MEDEL

Con su fútbol, Marcelo Díaz se hizo un hueco en el once de Racing apenas al comenzar a demostrar los argumentos que lo llevaron hasta ahí. Por un tema motivacional, Carepato optó por un desafío profesional más potente al cambiar Pumas por la Academia y, tras un gran semestre en México, concretó otro más en Argentina. Afrontó los partidos aportando dosis de seguridad, precisión casi absoluta, salidas fluidas, buen toque, lujos y enlaces con los delanteros y, cuando Rueda no tenía más que volver a citarlo terminó el año lesionado. Por la prensa avisó que quiere volver a vestir de rojo.

Entre los diez partidos que disputó Chile en el año, Erick Pulgar jugó seis (2 como titular y 4 desde el banco), por lo que junto a Lorenzo Reyes representó la renovación de una zona que ve cómo íconos de la talla de Aránguiz y Hernández van necesitando a otros que los escolten. Todo este protagonismo en La Roja tiene directa relación con lo bien que desarrolla su carrera en Bologna. Es el único chileno en la Serie A y lo buscan los gigantes por su proyección pero, sobre todo, por su gran presente. Patea de media distancia, conoce las mañas de los delanteros italianos y no duda en irles con fuerza para desactivar sus ataques y es uno de los ejes de la vinculación de sus compañeros defensores con sus atacantes. Otro fijo para la CA2019.

Terminó el periplo de Diego Valdés por el Monarcas Morelia, pero dejó huella. En su último año mantuvo su buen estado de forma, así como sus asistencias y una calidad técnica altísima. Esas cualidades lo llevaron a fichar por Santos Laguna y a ser el volante creativo de Reinaldo Rueda la mayoría del tiempo. Su actual estatus podría llevarlo a escalar aún más en su carrera: en 2019 jugará su primer torneo internacional (la Concachampions) y podría coronarlo con una buena Copa América... que le podría valer los tickets al Viejo Continente.

Arturo Vidal no puede quedarse afuera de esta lista por varias razones: dejó al Bayern -campeón, como siempre- y esa zona de volantes perdió peso, fuerza y energía. Llegó al Barça y le inyectó todas esas virtudes nombradas anteriormente. Goles, al Real Madrid y Real Betis. Tres asistencias. 650 minutos en LaLiga que lo alzan como uno de los titulares con la mitad de la campaña disputada. Su deuda pendiente está en la Champions, donde tuvo un rol bastante secundario en la fase de grupos. Pero Vidal es Vidal, uno de los mejores mediocampistas de la historia de Chile, si no el mejor, entonces hasta cuando no disfrutaba de minutos en España viajaba a ser figura con su Selección. Allí, continuó liderando y, por ser uno de los referentes históricos, debió acomodarse a nuevos patrones de juego. Con su nuevo equipo, uno de los más poderosos del orbe, viene siendo socio de Lionel Messi al despegarse de Sergio Busquets e Ivan Rakitic, el doble 5, y saltar hasta la zona ofensiva para generarle múltiples chances de gol a sus finalizadores. 

Pulgar - Bologna

Eduardo Vargas, pese a la indisciplina que lo borró de La Roja según la explicación del cuerpo técnico, marcó 15 goles en el año, cifra que superó la de cualquier otro futbolista chileno que juega fuera de Chile, y lograda no siendo un titular indiscutido. Debido a su marginación, Rueda debió pensar en otros artilleros como Esteban Paredes, Diego Rubio y Nicolás Castillo, pero la ausencia de Edu le penó y la falta de gol fue tema en todo momento. Con Tigres levantó el Campeón de Campeones (4-0 sobre Santos Laguna) y destacó por ofrecer su característico fútbol de presencia, asedio, velocidad, goles sorprendentes de gran factura y notables combinaciones con André-Pierre Gignac, su socio.

El artículo sigue a continuación

Y si para Rueda, Víctor Dávila (21) todavía está verde, porque con suerte le pasó una camiseta de suplente contra Perú, pese a que lo convocó en casi todo su primer año de proceso, para el Grupo Pachuca es toda una mina de oro: lo compararon con Marcelo Salas y Salvador Cabañas e invirtieron más de diez millones de dólares por su carta a fines de 2018, adquiriendo así a uno de los mejores goleadores de los Rayos. 12 goles fue su saldo anotador en 2018 con la camiseta de Necaxa, institución en la que mostró sus dotes para rotar en los cuatro puestos del ataque. Perfectamente puede ser el 9, pero como 10 no viene mal y desde los extremos es punzante con sus amagues. Tiene enganche, pique, gol, atrevimiento, juventud y, hoy, un peso de haber sido parte de un traspaso millonario. Quizás es otro paso para que dejen de verlo como un proyecto.

Víctor Dávila Necaxa Orbelín Pineda Chivas 141118


¿Cómo podría formar?


XI ideal chilenos en el extranjero 2018 


Banca


  • Lawrence Vigouroux
  • Fabián Orellana
  • Diego Rubio
  • Eugenio Mena
  • Junior Fernándes
  • Sebastián Vegas
  • Felipe Gutiérrez

Cerrar