Noticias En vivo
UEFA Champions League

Los ataques low cost de Liverpool y Tottenham por los que ahora suspira toda Europa

10:56 a. m. COT 1/06/19
Roberto Firmino Sadio Mane Mohamed Salah Liverpool West Ham Premier League 120818
Los londinenses encontraron una joya en la cantera, el Liverpool ha revalorizado a sus atacantes

El gol es caro porque no puede fingirse. La velocidad está presente en muchos, las características defensivas se pueden estudiar e ir esculpiendo en el tiempo, pero el instinto no se encuentra en las tiendas, o se tiene desde la cuna o es complicado. Y el fútbol, en esencia, es un deporte que va de eso, de marcar goles para ganar partidos. Hay muchas maneras diferentes de encontrar delanteros, pero no es tan fácil conseguirlos buenos. En el Liverpool y el Tottenham, hay talento a raudales en los metros finales. 

El caso de los Spurs es digno de estudio en las universidades. No solo la delantera, en general ha demostrado ser un club con las ideas claras y capaz de navegar con éxito incluso en las estrecheces presupuestarias derivadas de la construcción de su nuevo estadio. Pochettino es una pieza esencial en este entorno, no solo por ser un gran entrenador, que lo es, sino también por su cariño a darle un espacio a la cantera. 

Mantener el fútbol base a pleno rendimiento es barato si se compara con los riesgos que tiene ir al mercado. Los millones invertidos en la fábrica compensan si de vez en cuando aparece un talento como el de Harry Kane. A los Spurs, su estrella no les ha costado nada más allá de su salario.

Marca la diferencia, es uno de los mejores delanteros de su generación. Si no se le ve jugar se puede pensar de él que es un rematador, un chico alto, clásico delantero inglés. Tomarle por eso, sin embargo, es minimizarla, Kane ha demostrado en variadas ocasiones que tiene capacidad para jugar con los pies y cabeza para dominar los partidos. Lo demostró hace unos meses en el Bernabéu con su selección, no marcó gol, pero dominó el partido e hizo jugar a los de su alrededor. A coste cero. 

En los momentos clave

Su problema esta temporada ha estado en las lesiones. Se ha pasado semanas en el dique seco por una lesión de ligamentos. Pero el Tottenham tenía alternativas, no las más caras del mercado, no tan lujosas como las de sus rivales, pero eficaces. Fernando Llorente, por ejemplo, que fue comprado al Swansea por 15 millones. Ese precio, por un delantero, indica que no va como estrella sino para ser parche, para jugar cuando no estén los titulares. Así ha sido, pero el riojano ha demostrado que los dirigentes del club, presidido por Daniel Levy, no se equivocaron. 

Quizá su mejor partido de la temporada fue la vuelta de las semifinales, y eso que no marcó. No lo necesitó, el Tottenham estaba perdido y Pochettino pensó en él para fijar a los centrales. Lo hizo a la perfección, enseñándole el camino a Lucas Moura para que fuese él quien hicies todo el daño. Moura, de hecho, puede ser otra muestra más del buen hacer en el mercado de los Spurs, ya que llegó del PSG por 28 millones, cuando su estrella había decaído un poco. En su momento era una de las grandes estrellas emergentes del fútbol brasileño, ahora es un buen jugador, que no es poca cosa. 

Aunque quizá el caso paradigmático sea el de Heung-min Son. Coreano, pero formado en Alemania, en el Hamburgo, ha demostrado esta temporada que los 28 millones que pusieron encima de la mesa al Leverkusen para ficharlo han sido una decisión juiciosa. Son es muy bueno, rápido, habilidoso y, como le ocurre a Kane, un buen lector de las situaciones, que en determinadas posiciones es clave. 

No volverse loco con un traspaso

El Liverpool, por lo general, juega más fuerte en el mercado. Tener dinero, en todo caso, no asgura el éxito, no son pocos los grandes fichajes que terminaron en catástrofe. Los de los 'reds' no fueron delanteros baratos, es cierto, pero sí lo son en relación a su rendimiento y a las inversiones millonarias de algunos de sus mayores rivales, como sus archienemigos del Manchester United

Salah, Mane y Firmino, pongase el orden que se quiera, costaron alrededor de los 40 millones cada uno. Todos llegaban con ciertas dudas, bien porque sus etapas previas no habían sido muy brillantes, bien porque, como le pasa, tardó un poco en estallar y tuvo un paso previo por el Southampton. Suman entre ellos algo más de 120 millones de euros en traspasos según la web especializada Transfermarkt. Y eso es, probablemente, lo que costaría cada uno de ellos individualmente si fuesen traspasados. Si no más. 

La clave del éxito, en este caso, tiene mucho que ver también con el técnico. La elección de Klopp se ha demostrado brillante, pero es poco probable que pudiese hacer el fútbol que despliega hoy su Liverpool con otro tipo de jugadores. Porque Mane, Salah y Firmino son los primeros que tienen interiorizada la presión como el concepto básico del juego, son veloces y talentosos, perfectos por lo tanto para el vertiginoso juego que dispone el técnico.

El Liverpool, además sobrevivió sin problemas a la salida de Coutinho, que se vio menos traumática de lo que en un principio parecía. El equipo hoy es más competitivo de lo que era entonces, y con el dineral pagado por el Barcelona el club no se volvió loco buscando un recambio sino que invirtió en otras posiciones que lograron hacer un conjunto mejor. 

Tras ellos está en la plantilla Origi, que no suena tan fiero pero podrá contarles a sus nietos que marcó dos de los cuatro goles en la mítica remontada de Anfield. A él, como le ocurre a Llorente, le contrataron para que supla cuando fallan los demás. Y a la altura está, o por lo menos lo estuvo el día clave

Y así, con más astucia que dinero, se han conformado las dos delanteras que aspiran a la gloria de la Champions en Madrid