Levante, el partido que marcará la temporada del Barcelona

Comentarios()
Getty
Valverde saca un combinado entre titulares y suplentes para la vuelta de octavos de final de Copa del Rey.


ANÁLISIS

Es habitual que Ernesto Valverde dé descanso a la mayoría de los pesos pesados de la plantilla en las primeras rondas de la Copa del Rey. Así lo hizo la temporada pasada en el estreno ante el Múrcia, cuando solo Sergio Busquets y Gerard Piqué participaron en el partido de vuelta, y en la ida de los octavos ante el Celta, cuando el sabadellense y el barcelonés fueron los únicos titulares habituales en el once que formó en Balaídos.

En la presente campaña ha mantenido el método, formando con suplentes y jugadores del filial en el estreno ante la Cultural Leonesa para dar entrada, ya en el segundo tiempo, a Clément Lenglet, aunque el francés todavía no se había consolidado en el eje de la zaga. En la vuelta el 'txingurri' reforzó el once con Ivan Rakitic y dio entrada a Busquets y a Lenglet tras el descanso. La misma dinámica mantuvo a domicilio del Levante, ya en octavos, cuando el único indiscutible del once fue Busquets, aunque luego también entrarían Lenglet y Sergi Roberto.

Por lo tanto, el partido de esta noche ante el cuadro valenciano, que ganó por 2 a 1 el partido de ida, acarreaba la primera decisión a vida o muerte de la temporada. Porque aun a riesgo de que el equipo caiga eliminado de la Copa del Rey, Valverde debía valorar si daba continuidad a la segunda unidad, además de alguna que otra vaca sagrada de refuerzo, o si, por contra, salía a por todas con el once de gala. Eso mismo había hecho la temporada pasada, cuando en la vuelta de octavos puso a toda la artillería para aplastar por 5 a 0 al Celta y hacer bueno el 1 a 1 de la ida.

Pero esta temporada las cosas han cambiado. Valverde ya sabe qué es ganar la Copa con el Barcelona y el club y la afición le exigen pelear por la Champions League, algo que no fue posible hace un año. Al técnico extremeño se le reprochó tras el 4 a 0 en el Olímpico de Roma que supuso la eliminación en la competición europea que a partir de la vuelta de octavos no realizara más rotaciones que en la ida de cuartos a domicilio del Espanyol. En este aspecto, Valverde confesó que las rotaciones "son una posibilidad, ya lo hicimos el año pasado, especialmente en octavos y cuartos ante Celta y Espanyol" y apuntó que "el segundo partido es el decisivo cuando en el primero no ha habido una diferencia importante y no la hay".

Se da la circunstancia que la última vez que el Barcelona cayó eliminado en octavos de Copa fue hace nueve años, cuando el equipo que acababa de ganar el sextete a las órdenes de Pep Guardiola no logró levantar el 1 a 2 que el Sevilla de Manolo Jiménez cosechó en la ida en el Camp Nou. En la vuelta el técnico catalán optó por jugar con el once de gala y ni por estas logró la clasificación... y tampoco ganó la Champions League al caer eliminado ante el Inter de Milán de José Mourinho en semifinales. 

Después de que el Barcelona anunciara su once inicial para la vuelta frente al Levante, la duda de si las rotaciones que Valverde ha realizado hasta la fecha han sido una pose o si, por contra, el entrenador decide reservar a los pesos pesados para cotas mayores ya está resuelta: en el Camp Nou arma un combinado entre titulares y suplentes. Juega Messi, sí, pero no juega Luis Suárez. O, por ejemplo, juega Jordi Alba pero no lo hace Busquets. Así las cosas, el XI es el siguiente: Cillessen, Semedo, Lenglet, Murillo, Alba, Arthur, Vidal, Coutinho, Rakitic, Dembélé y Messi.

Cerrar