La verdadera historia de la ¿prueba? de Riquelme en River

Comentarios()
Web
Román no quería ir, pero su presencia era condición excluyente para probar a un compañero. El destrato de un DT canceló todo y él se fue feliz.

Es una historia que los hinchas de Boca no querían escuchar. De esas que hieren el orgullo. Juan Román Riquelme, uno de los máximos ídolos de la historia del club, se había ido a probar a River de chiquito, mucho antes de llegar al Xeneize desde las Inferiores de Argentinos Juniors. Pero no. La historia no fue así.

Jorge Rodríguez, el técnico de infantiles y descubridor de talentos que apadrinó a Riquelme, entre otros, tenía varios pibes con un mismo sueño: llegar a Primera. Y el de Caniggia -así le decían a un compañerito de Román- era vestir los colores de River.

Y Rodríguez tenía un contacto ahí, en el Millonario: según sus textuales palabras, fue él quien "dio el dato" en Núñez para que llegara un tal Marcelo Gallardo. Tití Montes, histórico delegado del club, mantenía las buenas referencias con el DT por haber recomendado al Muñeco y le dio el OK para probar a Caniggia, pero con una condición sine qua non: también debía probarse el pibe del que tanto hablaba Jorge. Por supuesto, se refería a Román.

Riquelme no quería saber nada. Pero fue, sólo para hacerle la pata a su compañero: "Si quedaba en la prueba, no iba a volver a otra práctica", confesó su descubridor.

Pero el recibimiento en River no fue el esperado: el coordinador de las juveniles del Millonario no quería gente nueva. Y menos si venía recomendada por parte de Rodríguez, con quien había pica. El sueño de Caniggia se derrumbó en un segundo, cuando su padre escuchó una frase que lo indignó:

- Falta un mes para que empiece el torneo, no estamos probando. Esperen por ahí que si me queda un tiempito los miro un rato.
- Jorge, usted ya cumplió. Ya vinimos para acá. No quiero que se rebaje con este maleducado.

El artículo sigue a continuación

Román bailaba en una pata.

Y comió el pancho más rico de su vida, con sabor a alivio por no haberse probado en el club archirrival del que él era -y es- hincha. 

Cerrar