Noticias En vivo
UEFA Campeonato Sub 21

La revancha del sub-21: España busca contra Alemania el título que se escapó en 2017

12:50 p. m. COT 30/06/19
Fabian Ruiz Spain U21 Euros
El equipo de Luis de la Fuente, que ha ido de menos a más, se enfrenta al rival que le quitó el último gran título

La revancha es gasolina para partidos menores, lo que se jugará este domingo es mucho más que eso, es una final. Es cierto, el partido será el mismo que dos años atrás, España contra Alemania por ver cuál es el mejor país sub-21 de Europa. La última categoría de formación. Aunque la cantera, por definición, tiende a no repetir jugadores de unos campeonatos a otros, ahora es más o menos común que los jugadores lleguen pronto y se vayan tarde. Por eso Vallejo, Meré, Ceballos, Oyarzabal, Soler o Merino tienen este domingo (20.45 h., Cuatro), además de la opción de ser campeones, la de resarcise de la derrota que sufrieron en Polonia

Dos años después, en Italia, ambos equipos ya han recorrido la primera etapa de este recorrido, que era la de clasificar a los Juegos Olímpicos, y ahora buscan un paso más, jalonar el historial con un nuevo título. En el caso de España, parecía bien difícil después del primer encuentro de la competición. Se encontraron con la anfitriona e Italia les puso los pies en el suelo. Fue un partido bronco que la selección no supo interpretar. Demasiado fuertes, demasiado duros, demasiado Federico Chiesa

Se vio España en la encrucijada, pero no iba a quedar ahí el sufrimiento. Contra Bélgica llegó empatado a los últimos minutos y Pablo Fornals, con un gol, le dio una vida extra al equipo. No sacar los tres puntos era lo mismo que salir del campeonato. Tenía que golear a Polonia. Pero fue más que eso, observar el encuentro lleva a pensar en este equipo como uno extraordinariamente capaz, con un juego de seda. 

Luis de la Fuente, el seleccionador, hizo cambios importantes desde las dudas del inicio a lo que se vio más tarde. Desaparecieron del once Merino, Soler y Mayoral. Entraron Fabián, Marc Roca, Fornals, Olmo y la reconversión de Oyarzabal en falso nueve. Y de pronto, todo resultó. Contra Polonia se impusieron por 5-0, en las semifinales, contra Francia, no dudaron al perder 0-1, solo siguieron jugando y terminaron ganando 4-1 a un equipo que hasta ese momento solo había recibido un gol. 

La defensa no sufrió, aunque es obvio que es la parte más floja del equipo. Pero tampoco tendrá que trabajar mucho si los de Luis de la Fuenten consiguen mantener el hilo conductor de los últimos encuentros, que no es otro que mantener siempre la posesión del balón. El talento es sobrado en España, desde Junior en el lateral hasta todo lo que hay por delante: Fabián, Ceballos, Roca, Fornals, Oyarzabal, Olmo...

"Perder contra Italia nos hizo más fuertes. Sentimos que no merecimos perder. Los jugadores siempre están dispuestos, es muy sencillo entrenar a este equipo porque tengo futbolistas en el banquillo que me dan su opinión", ha explicado estos días Luis de la Fuente, el seleccionador. 

Alemania, por su parte, lo tuvo más sencillo en su grupo, pero bastante más difícil en las semifinales. Ganaron a Dinamarca, golearon a Serbia y se plantaron en el último día en un partido en el que les valía el empate contra Austria. Y empataron, por supuesto, porque el fútbol es así. Más complicada fue la semifinal, contra la sorprendente Rumanía. El equipo de los cárpatos se puso con un 2-1 a favor, Alemania empató y, en los minutos finales, gracias a dos faltas en la frontal del área y al físico mermado de sus rivales, se hizo con una victoria más o menos cómoda por 4-2. 

Alemania juega a lo mismo que vienen jugando en los últimos años, con buen trato de balón y velocidad, pero si hay que destacar un solo jugador nadie dudaría en señalar a Luca Waldschmidt. Tiene 23 años y ha marcado siete de los 14 goles de los teutones, dos de ellos en la semifinal. Un delantero con mucho gol al que en Alemania comparan, ni más ni menos, que con Miroslav Klose. 

Ceballos fue elegido el mejor jugador del último europeo, pero aquel terminó con el mal sabor de boca de la derrota. Dos años después, él y sus compañeros -los nuevos y los que siguen- tienen la opción de situarse como los mejores del continente. Sería el quinto título e igualaría en el histórico a Italia. El tercero en los últimos cinco campeonatos para refrendar que la cantera española es una de las más prolíficas del fútbol mundial.