La peor España en el peor momento

Última actualización
Getty

ASÍ VIVIMOS EL SUECIA-ESPAÑA DE CLASIFICACIÓN PARA EL MUNDIAL DE QATAR 2022

España fue en Suecia, tierra en la que no conoce la victoria, una mezcla entre su versión previa a la Eurocopa y su peor cara durante el torneo. La consecuencia, este 2-1, es muy preocupante para Luis Enrique y sus chicos, que se han metido en un buen lío en su objetivo de clasificarse para el Mundial 2022.

El artículo sigue a continuación

Porque en plena vorágine de fútbol de clubes, para los aficionados todos estos encuentros suenan a lo mismo, amistosos, pero nada más lejos. Este era, si no una final, una semifinal para estar en el campeonato del mundo. El seleccionador lo recalcó en la rueda de prensa del miércoles, pero en el césped se vio a su equipo superado y enredado en alguno de sus vicios más asentados.

Los suecos se impusieron con las ideas claras y ese estilo vertiginoso, muy vertical también, que reina hoy. España, en cambio, volvió a confundir dominar la posesión (rozando el 70%) con dominar el partido. Echó de menos a Pedri, sobre quien Luis Enrique quiere construir esta ilusionante era, y el resto no acompañó. La pareja Eric-Laporte flojeó de nuevo (y eso que evitaron sendos mano a mano para el 3-1), los laterales aparecieron por debajo de lo deseable, al centro del campo le penalizó un Busquets sin el rendimiento del último año y Gerard sigue sin ser Gerard.

Sobresalió Carlos Soler, que sí aportó ese algo que marca la diferencia en la actualidad. Sabe combinar, romper líneas y llegar, y así logró el 0-1 en su debut. Pocas notas positivas hubo más allá del valencianista. Si acaso, la vocación rupturista de Adama o la intención de Sarabia. Insuficiente, desde luego, para puntuar. Es tiempo de mejorar y usar la calculadora.