Noticias En vivo
Opinión

¿Hace falta aclararlo? Boca fue el mejor equipo de 2017

4:40 p. m. COT 31/12/17
Boca Arsenal Fecha 11 Superliga 3122017
Para explicar por qué el Xeneize se destacó a lo largo del año no hay que suponer ningún escenario ni ampararse en nada: solo observar la realidad.

Para explicar por qué Boca fue el mejor del año no es necesario recurrir a chicanas, inventar situaciones o suponer escenarios que no ocurrieron. Con mirar los números, hacer un poquito de memoria y, principalmente, mirar la tabla de posiciones, alcanza. El 2017 del Xeneize fue extraordinario por donde se lo mire y, aunque lógicamente pudo haber sido mejor, invita imaginarse un 2018 igual de exitoso.

Al conjunto de Guillermo Barros Schelotto solo se le pueden achacar dos cosas: una, que perdió con River en La Bombonera en un momento clave del torneo pasado y que comprometió una situación que parecía controlada; y dos, que fue eliminado de la Copa Argentina, que terminó ganando el Millonario, en cuartos de final ante Rosario Central. Nada más. En lo que respecta al resto, Boca superó las expectativas.

¿Por qué? Simple:

1) Desde que agarró la cima del fútbol argentino en diciembre de 2016, todavía no la soltó.

2) Fue el más goleador, con 52 tantos a favor y solo 18 en contra, logrando así una diferencia positiva de 34 tantos.

3) Fue el que más encuentros ganó en el certamen local, con 19 triunfos en 28 cotejos.

4) Sacó el 73,8% de los puntos disputados: de los 84 que se pusieron en juego, consiguió 62 unidades (19 victorias, cinco empates y cuatro derrotas), lo que le permite liderar la tabla anual.

5) Tuvo en Darío Benedetto al máximo anotador, alcanzando los 23 tantos (9 en la Superliga más 14 del certamen anterior).

6) A pesar de algunas críticas a la defensa, Agustín Rossi pudo mantener la valla invicta 16 veces, poco más de la mitad de los cotejos.

Pero si los números no alcanzan, también vale la pena destacar la cantidad de veces que el Mellizo debió reinventar el equipo. El plantel debió reponerse a la salida de Carlos Tevez, a la de Ricardo Centurión y a las lesiones de Fernando Gago y Darío Benedetto. En todo momento, dio la cara y siguió ganando, a pesar de algún traspié en estos últimos dos meses, que fueron los que terminaron opacando un semestre que arrancó con el récord del mejor arranque de la historia de la institución.