Noticias En vivo
Eliminatorias Mundial Sudamérica

Gareca, de verdugo a ¿héroe? de Perú

11:48 a. m. COT 6/09/17
Ricardo Gareca Ecuador v Peru WC qualifying south america 05092017
El Tigre fue responsable, como jugador, de que la Selección peruana se quedara fuera de México 1986. Treinta y dos años después podría hacer historia.

La Selección Peruana de Ricardo Gareca esta cada vez más cerca de Rusia 2018. Parte de la exigencia será sacar del camino a  Argentina, el seleccionado que alguna vez el Tigre defendió como futbolista y con el que, paradojas de la vida, hizo sufrir a la Rojiblanca.

Hubo una vez en la que Gareca, delantero de la Albiceleste, le anotó un decisivo gol a Perú y lo dejó fuera del Mundial de México 1986. La tarde del 30 de junio de 1985, la Selección argentina se jugaba la clasificación en un estadio Monumental repleto.

A falta de nueve minutos para el final, el local perdía 2-1 y se quedaba sin ir a la Copa del Mundo, tal como había ocurrido en 1969 por culpa, justamente, de la Selección peruana. Esta vez los goles de José Velásquez y Gerónimo Barbadillo habían dado vuelta el marcador tras el tanto inicial de Pedro Pasculli.

Cuanto todo parecía perdido para Argentina, Daniel Passarella cruzó un balón dentro del área, el arquero peruano Eusebio Acasuzo desvió la pelota, ésta pegó en el palo y ahí, casi debajo del arco, apareció Gareca para empujarla y devolverle la vida a su selección y desinflar la ilusión peruana.

Lo más doloroso para Perú fue que el gol de Gareca en cancha de River tenía la marca de la ilegalidad por el empujón de Pasculli al defensor peruano Javier Chirinos, quien pudo haber despejado el balón antes del remate del Tigre. Pese a los reclamos, el árbitro Arphi Filho validó el gol.

En 2008, cuando Gareca asumió la dirección técnica de Universitario, evitó mayores polémicas: "Eso pasó hace mucho, muchachos". Esta claro que el ahora seleccionador de la Rojiblanca vivirá un momento especial al volver al Monumental para decidir la suerte de Perú (24) y Argentina (24) rumbo a Rusia 2018.

Treinta y dos años después de aquel episodio, Gareca podría invertir los papeles, reivindicarse con la Selección peruana y dejar sin Mundial a la Albiceleste.