Gallardo y su salida al balcón: "No fue una explosión de felicidad, fue un desahogo"

Comentarios()
@CARPoficial
El DT de River explicó por qué salió a arengar a los hinchas en el Monumental luego del empate ante Boca en la primera final.

Días después de la primera superfinal de la Copa Libertadores ante Boca y a más de una semana de la revancha, Marcelo Gallardo habló en conferencia de prensa y, como era de esperarse, el primer tema por el que se le consultó fue por su reacción pública post partido.

River - Boca, por la final de la Copa Libertadores 2018: día, horario, formaciones y cómo verlo por TV en vivo

El técnico de River, que no pudo estar en La Bombonera por la sanción que le aplicó CONMEBOL, explicó por qué salió por un balcón del Monumental a arengar a los hinchas tras el empate frente al Xeneize "No fue una explosión de felicidad. Fue una especie de desahogo de lo que había vivido", aseguró el Muñeco.

"Primero que nada fue una expresión de sentir que el equipo había respondido de muy buena manera en una cancha siempre complicada, en un partido decisivo como una final. Tenía una sensación muy linda de lo que había visto, de sentirme representado por el equipo y por mi equipo de trabajo. No creo que muchos equipos hayan tenido la postura de salir a buscar el partido, como en el primer tiempo. Eso me condujo a un estado de satisfacción", señaló Gallardo, y agregó al respecto: Lo viví con muchísima tensión, más con los momentos cambiantes del partido. Jugamos un gran partido en el primer tiempo, luego fue parejo, y al final podríamos haberlo perdido. Fue una descarga, y con unos 5 mil hinchas. El chiquitaje absurdo, lo que se quiera inventar, la mediocridad de los que hablan es tema de los demás. Nosotros nos sostenemos en el ida y vuelta con nuestro público. Los jugadores de Boca saben que se están jugando una final. Los de River también. No creo que se sostengan en ese chiquitaje de los mediocres que dijeron  'ah, ya se considera ganador'. Nada que ver".

El artículo sigue a continuación

En la misma línea, el técnico de River dijo que fue "horrible" no poder estar presente en la primera final. "Una sensación muy fea, que no le deseo a ningún entrenador del mundo. Una cosa es estar suspendido y que no te dejen entrar dentro del campo de juego y otra cosa es apartarte y aislarte de un episodio como este. O sea que la sensación fue feísima. Traté de asimilarla de la mejor manera y bancármela. Lo viví con angustia. Me parecía muy injusto que no me dejaran ir a un estadio. Estaba bien la suspensión y me la tengo que bancar, trasgredí una regla. Pero de ahí a que me privaran la libertad de ir a un estadio, me pareció exagerado. Y eso fue lo más angustiante", contó.

Por otra parte, el DT se refirió a la revancha del sábado 24: confirmó que Ponzio "ya está trabajando en condiciones normales y no va a tener problemas para jugar", reconoció que todavía no evaluó dónde mirará el encuentro y manifestó que "la idea será tratar de imponer las condiciones". "Desde mi lugar imagino un partido con intenciones de ganarlo y Boca intentará lo mismo. Si es más cerrado o no, dependerá de cuáles sean las posturas de los equipos cuando salgan a jugar".

Para finalizar, Gallardo trató de bajar un mensaje de paz de cara al duelo en el Monumental: "No es de vida o muerte. Los jugadores lo tomaron como un partido de fútbol y por eso se dio así. Ojalá que los dos equipos puedan brindar un buen espectáculo, como en la primera final. Eso tenemos que tratar de respaldar. Ya tenemos un clima de país y una sociedad bastante compleja para meterle clima de vida o muerte".

Próximo artículo:
¡Por fin! Lainez debuta en el Real Betis
Próximo artículo:
Diego Lainez espera la oportunidad de debutar con el Betis
Próximo artículo:
Culpen a la Ley de la Gravedad: Las columnas de opinión de Eugenio Blanco
Próximo artículo:
Casemiro despunta a tiempo con el Real Madrid
Próximo artículo:
El gol en el Real Madrid llega desde el mediocampo
Cerrar