¡Fue la envidia de Casillas! Mirandés, el último gran milagro en la Copa

Comentarios()
Getty Images
El club castellano fue furor en la edición de 2012, cuando alcanzó las semifinales; cómo vivió el meta español la gesta de Pablo Infante y compañía.

Dicen que los milagros no existen , y es posible que así sea. En ese caso, el Mirandés fue la excepción en 2012. De otra manera no se entiende que un Segunda B se haya metido en las semifinales de la Copa del Rey, firmando el último gran milagro de la competición. Ningún otro equipo iba a llegar tan lejos en la Copa desde esa categoría. Sólo lo había realizado en 2002 el Figueres . Aunque yendo a los hechos, había razones para explicar la presencia del club castellano en la instancia previa al juego decisivo, algo que nunca una institución de aquella provincia había logrado .

La historia de Suárez con el Barcelona (Vídeo)

El Mirandés contaba con el apoyo incondicional de toda España . Salvo los aficionados del rival de turno, no eran pocos los que hicieron fuerza para que el humilde conjunto de la tercera categoría del fútbol español fuera  tumbando grandes . Lo hizo con el Villarreal , luego con el Racing de Santander , y más tarde con el Espanyol.

Si los milagros los obra un Dios, el del Mirandés se llamó Pablo Infante. La historia de este club la escribió con mayúsculas aquel hombre, que cada mañana se levantaba temprano  para entrar a trabajar en el banco . Sí, así como se lee. El goleador del torneo del KO en aquella edición  (acabó con 7 dianas, dos más que Alvaro Vázquez, del Espanyol, y que Fernando Llorente, del Athletic) se ganaba la vida currando en un banco.

Mirandes Copa 2012

A fuerza de batacazos, el Mirandés consiguió ganarse  el respeto y la admiración de todo un país . Por ejemplo, el portero y capitán del Real Madrid por aquellos días , Iker Casillas , no tardó en felicitar al conjunto que entonces dirigía Carlos Pouso . “El fútbol es algo increíble, es algo grande, es algo que no se puede explicar! De verdad, mis felicitaciones a los jugadores del Mirandés. Siento envidia de lo que están viviendo ahora, si, creedme! Envidia sana!” , escribía en su cuenta de Facebook el meta español.  

Y es que el Mirandés fue furor también en las redes sociales. El nombre del club y, por supuesto, el de Pablo Infante, fueron los temas más comentados en otras redes sociales como Twitter . En las calles, a horas de un Clásico, pocos se acordaban de que habría un Barcelona-Real Madrid.

El artículo sigue a continuación

Un Pablo Infante que declaró tras el triunfo al Espanyol que aquello era "una pasada”.  “No soy el ídolo, lo somos todos por correr, por defender... Gracias a España por el apoyo, a todos los medios de comunicación por el seguimiento, va por todos" , declaró con toda humildad. Si entonces Infante era una especie de Dios en Miranda de Ebro, jugadores como Alaín eran sus discípulos. Detrás del ariete había una estructura y una idea de juego que llevaba al éxito. Que dievertía y que ilusionaba.

No era una casualidad ni el producto de batallas azarosas. El Mirandés tenía elementos que invitaban a soñar, incluso con una posible clasificación para la Europa League del año siguiente. El sueño, forjado con sacrificio y, sobre todo, con fútbol, se terminó en semifinales y a manos del Athletic Club (8-3 el global), que luego perdería la final ante el Barcelona de Leo Messi y compañía. 

Próximo artículo:
Cuadrangular de lujo: América y Cali recibirían a la Juve y al Atlético Madrid
Próximo artículo:
D'Onofrio apuró a Macri por el "nuevo" Monumental: "Ojalá se saque la camiseta y nos venda las tierras"
Próximo artículo:
Mercado de pases del fútbol colombiano: altas, bajas y rumores de la Liga Águila 2019
Próximo artículo:
REFUERZOS DE MILLONARIOS EN VIVO: Todos los rumores sobre el mercado del embajador
Próximo artículo:
Bolivia quiere jugar dos amistosos en marzo
Cerrar