España, una Eurocopa de sobresaliente bajo

Última actualización
ANDY RAIN / AFP

La eliminación de la Eurocopa le deja a España una resaca muy benévola, con más alegrías que penas aunque el último recuerdo sea el triste, la tanda ante Italia. Su seleccionador, Luis Enrique, calificó la competición de sus jugadores de sobresaliente bajo, pues el 10 sólo era posible estando en Wembley de nuevo el domingo. Y, pese a que únicamente ganó un partido (Eslovaquia, 5-0) sin necesitar la prórroga o los penaltis, no le falta razón.

LA GUÍA DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA EN LA EUROCOPA 2020

En el primer gran torneo de esta generación que mezcla mucha juventud con dosis de veteranía y de perfiles más humildes, la noticia positiva por encima del resto en la Selección fue la confirmación de Luis Enrique. Como el fútbol es así y el pasado pesa menos que un alfiler, al asturiano se le ha discutido sin mirar su palmarés y su trayectoria con La Roja. Desde un inicio se autoproclamó el líder, como ocurrió en su día en el Barça, y aunque se le acusó de ir en dirección contraria y acelerando el tiempo ha demostrado que los que iban mal eran quienes no compartían sus decisiones.

El artículo sigue a continuación

Entre ellas se distingue uno de sus pocos debes, el no haber aprovechado a los dos futbolistas con mejor temporada en sus clubes. Marcos Llorente regresa a casa con dos titularidades en el lateral, dos encuentros sin minutos y otros dos saliendo desde el banquillo. Gerard Moreno, 30 goles y 12 asistencias en el Villarreal, ha figurado dos veces en el once y se le ha notado carente de confianza (y de puntería).

España barrió en las estadísticas, pero flojeó algo en las áreas

No parece, en cualquier caso, un delito mayor. España sale de Inglaterra liderando las estadísticas de goles (13), disparos (111), posesión (66,8%), precisión en el pase (89,3%), ataques (432), balones recuperados (267) y hasta faltas cometidas (72, como Italia). Este es el retrato de una Selección que en su puesta de largo insistió en expresarse con el balón, proponiendo y acabando jugadas, y que cuando lo perdía presionaba sin escatimar esfuerzos y muy arriba para traerlo de vuelta.

Mientras la nueva hornada se presentaba al mundo, en un aviso para lo que viene con Pedri (18 años) asentándose, Dani Olmo (23) quitándose el corsé o Ferran Torres (21) marcando y asistiendo, se dejó dos asignaturas pendientes, las más importantes: las áreas. En la rival ha necesitado un promedio de 8,5 disparos para hacer diana y sólo ha conseguido más de un gol en los 90 minutos frente a Croacia y Suiza. En la propia, Unai Simón ha sido el portero número 15 en paradas (nueve) y el 12 en goles encajados (seis). Tiempo hay, y mimbres, para perfeccionarse.