El retorno del mejor Diego Costa: cuatro goles y un mensaje

Comentarios()
Getty
El delantero, que terminó expulsado, tiene la confianza de Simeone para ser una pieza central en el nuevo proyecto atlético

Asumiendo que es pretemporada y que nada de lo que ocurra ahora vale demasiado, un 3-7 no es un resultado normal. Semejante burreo, por más que sea amistoso, es la primera gran herida del Real Madrid de este año y un motivo para que los atléticos estén felices. No es extrapolable a lo que ocurra en la temporada, dicen; unos jugaron como un amistoso y otros no, dicen; queda mucho para que todo empiece, dicen. Dicen, dicen, dicen. El caso es que la goleada está ahí y los síntomas ya están presentes. 

El Atlético es, además, un equipo en plena reconstrucción. Aunque su temporada pasada fue mejor que la del Real Madrid, las cuestiones del mercados les han obligados a reestructurar la parte central del equipo. Han llegado jugadores que serán titulares, algo que en su rival, de momento, solo puede asegurar Hazard. Cambios importantes, profundos y, pese a todo, puede que la principal clave del éxito del equipo sea un jugador que lleva un tiempo por allí dando vueltas

Diego Costa marcó cuatro de los siete goles del festival. Se plantó tres veces delante de Courtois y otras tantas mandó el balón a la red. También convirtió el penalti. Logró, por lo tanto, uno de esos partidos que solo se ven una o dos veces en la vida, una noche en la que el héroe parece imbatible. Se encontró, además, muy cómodo con Joao Felix, que le encontró en varias ocasiones y entendió cómo hacer para dejarle solo en el ataque. Si la conexión funciona, el Atlético tiene mucho ganado. 

Costa, un excelente delantero, retomó sus esencias en todos sus puntos. Además de los goles terminó expulsado, en una jugada en la que recordó que la calma y la frialdad no le acompañan en la vida. La patada de Carvajal fue innecesaria, impotente, digna de la expulsión que tuvo. La respuesta vengadora de Costa estuvo a la altura y, por lo tanto, ya que en esos niveles se juega, también merecedora de irse al vestuario. Costa recordó a Costa, para bien y para mal. 

Diego Simeone es, quizá, la persona que más cree en él en el mundo del fútbol. Él se empeñó en traerle de vuelta desde el Chelsea, cincuenta millones costó, y también ha hecho lo posible para que no se le empaquetara este verano a China, algo que en ocasiones no estuvo lejos. Le quería en su equipo y estos días ha dicho que puede ser su año, que la confianza en él es plena. Con Griezmann fuera, el equipo necesita un buen Morata y un excelente Costa, que en puridad es el goleador más claro que tiene el club. 

El Atlético necesitará a Costa y Costa necesitará continuidad. Desde que volvió al Atlético ha estado lastrado por las lesiones -y por alguna sanción también- y eso le ha impedido justificar aquel pago contundente al Chelsea. Mantenerse en forma, mantener la calma y demostrar el jugador que él. Costa necesita confianza y continuidad y Simeone quiere dársela. El éxito o el fracaso de toda la operación depende también de esto, de que el brasileño sea feliz en la punta.

Cerrar