Noticias En vivo
Opinión

El Real Madrid vuelve a la casilla de salida otra vez

6:12 p. m. COT 3/02/18
Modric Levante Real Madrid LaLiga
El equipo de Zidane empata ante el Levante después de una primera parte de dominio absoluto. Agotado el crédito que ganaron en Mestalla

OPINIÓN

Más de media Liga disputada y el Real Madrid ha sido incapaz de encadenar más de cuatro victorias seguidas en el campeonato doméstico. El campeonato de la regularidad, como mejor reflejo de la inestabilidad merengue. Sólo es constante en sus errores y fragilidad. Pues gane o pierda, nunca falta a su cita con una endeblez impropia del bicampeón de Europa. Lo que provoca precisamente que nunca se pueda adivinar si va a ganar o va a perder. Un partido de tronío no es sinónimo de una buena racha, de la misma manera que una sonada derrota tampoco aventura un hundimiento. Incluso dentro de un mismo partido, este Real Madrid es capaz de saltar del cielo al infierno con una facilidad inusitada. Indescifrable. Ciclotímico. Irregular. Frágil. El inexplicable empate ante el Levante fue el ejemplo perfecto del mal que acosa a los blancos.

Cristiano Ronaldo, sustituido y enfadado con un cámara

Mal que no termina de sanar del todo. Parecía que podía hacerlo ante el Sevilla y en el Mundial de Clubes, pero el Barcelona demostró lo contrario. Pareció hacerlo ante el Deportivo, pero el Leganés volvió a hacerle besar la lona. Pareció hacerlo también ante el Valencia, y ahora el Levante le ha devuelto a la UCI una vez más. Con las defensas bajas, cualquier agente externo es capaz de dañar a este Real Madrid con una facilidad que sería impensable ante un organismo sano. Ya sea el Levante o el Leganés. Cómo no pensarlo del PSG, por tanto.

Si el Real Madrid se mirase a día de hoy en la cámara selfie del móvil de Ronaldo, no se reconocería. Nadie lo hace. Aun así, queda la sensación de que todavía puede salirle el partido bueno justo en el momento que debe. En la Champions. Está en su ADN. El gran enigma esta temporada está en que ni ellos mismos son capaces de saber qué tienen que hacer para que aparezca su versión buena. De la misma manera que ignoran por qué reaparece una y otra vez su raquítica versión. Nadie sabe de dónde salió este dado trucado que les lleva a la casilla de salida una y otra vez en bucle antes de que sepan manejarse en esta partida.