El Real Madrid está de vuelta

Comentarios()
GETTY IMAGES
Los blancos cierran ante el Sevilla el mejor partido desde que llegó Solari. Victoria justa con resultado corto (2-0). Golazo de Casemiro

OPINIÓN

El Real Madrid por fin fue el Real Madrid este sábado ante el Sevilla. En una situación límite, ante el tercer clasificado, y con una plantilla muy mermada, los blancos dieron un golpe en la mesa con una victoria sin paliativos ante un Sevilla que llegaba lanzado, reconciliándose además con el Santiago Bernabéu. La revolución de Solari –que volvió a dejar en el banquillo a Isco y Marcelo- parece empezar a dar sus frutos. El equipo sigue teniendo limitaciones evidentes, especialmente en la creación de fútbol, pero desde un notable sacrificio coral logró tener al Sevilla incluso contra las cuerdas la segunda mitad. El golazo de Casemiro y el postrero de Modric se antojaron incluso escasos.

El artículo sigue a continuación

La primera parte del Real Madrid, eso sí, evidenció que hay un problema intrínseco en la revolución de Solari. En la apuesta por los cojones, independientemente de dorsales y trayectorias. Que igualando el desempeño del rival, puedes echar de menos también un punto de calidad. El que tienes reservado en el banquillo, ni más ni  menos. Porque eso fue lo que le pasó a los blancos antes del paso por la caseta: su partido fue más que digno, encerrando al Sevilla en su área por momentos, pero sin la clarividencia ni la coordinación necesaria para finalizar las jugadas. En los resúmenes, apenas aparecerá un disparo de Vinicius dentro del área, mientras que los hispalenses, sin apenas tensionar al Bernabéu, también lograron dejar a Escudero solo ante Courtois. 

La segunda parte tuvo ya un tono bastante distinto. El Real Madrid subió un tono su desempeño, tanto en la presión, como en la velocidad del balón, liderado por un Modric esta vez sí al nivel del Balón de Oro, y por el descaro de Vinicius. El Sevilla flaqueó, y terminó asediado en su propia área ante un Madrid exhibiendo seguramente el mejor nivel desde que llegó Solari. Hasta el punto de que por momentos no pareció jugar contra el Sevilla, sino contra el reloj, a ver en qué momento caía el gol. Nadie hubiera dicho que le faltaban siete jugadores. Y menos aún si Ceballos hubiera metido el chut que estrelló en el larguero a la hora de partido. O si alguna de las internadas de Lucas y Carvajal por la diestra hubiera encontrado rematador.

Hubo de esperar hasta el minuto 78 a que Casemiro sacara su fusil. Visto que desde dentro del área no encontraban el gol, el brasileño probó disparando desde su casa. Y le salió a la misma escuadra, haciendo imposible la estirada de Vaclik. Ya en el descuento marcaría también Modric tras robar un balón en campo contrario para certificar la victoria. Un triunfo más que justo por lo visto sobre el campo, y que es todo un bálsamo para este Real Madrid que tan mal empezó el 2019. El Real Madrid está de vuelta. A ver hasta cuándo le dura esta vez…

Cerrar