El presidente del Liverpool: "Creo que Coutinho se arrepiente de haberse ido"

Comentarios()
Getty Images
Tom Werner utiliza el caso del brasileño como un recado a los futbolistas que piensen que pueden prosperar más en otros clubes

El fichaje de Neymar por el PSG derivó en una reacción en tromba del Barcelona. 222 millones de euros dan para mucho, pero tener dinero no significa saber gastarlo. El club se vio presionado y fichó primero a Dembele por 120 y después a Coutinho por 160 más variables. Se comió entre ambos más de lo que había recibido, pero el saldo posterior ha sido bastante escaso. Y hay runrún sobre una posible salida del brasileño. Mientras tanto, el Liverpool, que lo vendió, ahora es campeón de Europa. 

Su presidente. Tom Werner, valora lo que fue ese movimiento y cómo han quedado todos una vez pasado el tiempo. Lo hace, además, como un aviso a navegantes, pues otros pueden pensar que la felicidad se encontrará en una salida del Liverpool. "Me gustaría señalar la historia de Philippe Coutinho. Solo tengo cosas buenas que decir sobre Philippe. Pero creo que se fue de Liverpool porque quería jugar en uno de los dos grandes clubes españoles", explicaba el presidente en el 'Liverpool Echo'. En resumen, que Coutinho se fue a ganar títulos y el más gordo ha caído en su antigua casa. 

"Tratamos de convencerlo de que teníamos al club moviéndose en la dirección correcta y que podía experimentar grandes noches en la Liga de Campeones si se quedaba en Liverpool", comenta el directivo. En realidad, los 'reds' ahora son campeones, y siempre quedará la duda de si podrían haberlo hecho sin venderle. Porque el Liverpool no canjeó a Coutinho por estrellones, pero dedicó ese dinero a reforzars en sus zonas más débiles fichando a Alisson, un portero de primer nivel, y Van Dijk, quizá el mejor central del mundo. 

"Creo que probablemente ahora se arrepiente de su decisión", concluye Werner. Hoy, de no haber salido, igual era campeón de Europa. Lo que no parece, no en este caso, es que el club vendedor se arrepienta. El tiempo termina dictando sentencia. 

Cerrar