Noticias En vivo
Mallorca

El Mallorca confirma la cesión de Kubo

9:04 a. m. COT 22/08/19
2018_8_7_kubo
El conjunto bermellón tendrá una temporada al niño fantástico del Real Madrid

Takefusa Kubo es un futbolista muy joven y muy llamativo. El Real Madrid y el Barcelona lucharon por él este verano, porque sabían que es una de esas joyas que, quizá, marcan el futuro de un club. La carrera la ganó el equipo blanco y se planteó dejarlo madurar en el Castilla, pero desde la pretemporada se vio que quizá ese reto se le había quedado ya pequeño. Así que buscaron destino en Primera y, entre los postores, ganó el Mallorca

El equipo balear es un recién ascendido necesitado de calidad. Fue el último de los equipos de Segunda en ascender, lo hizo en el play off, y hasta este momento los movimientos habían sido de perfil bajo. El de Kubo no lo es, por cuestión mediática y también porque, potencialmente, puede ser un jugador desequilibrante. En la pretemporada ya se ha visto, cuando coge el balón domina, porque tiene una técnica individual privilegiada. Ahora está por ver si tiene la madurez física y mental para ser importante en un equipo de la máxima categoría. Tiene solo 18 años. 

No te pierdas a Mou, CR7 y Neymar, The Making Of, en exclusiva por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

La historia personal de Kubo es bien conocida y tiene algunas ventajas para su integración. Pasó parte de su infancia en la Masía y allí aprendió castellano y también los detalles del fútbol español. En ese sentido, el nipón tiene menos camino que aprender que otros jóvenes que han llegado a España ajenos al fútbol nacional. 

El Real Madrid mantiene desde hace años una política que busca los grandes talentos jóvenes del fútbol mundial. A partir de las contrataciones se abre la parte más difícil del proceso, pues no siempre se da con la tecla de lo que requiere cada jugador para alcanzar su potencial. Kubo, como Odegaard ahora o como se hizo con Asensio, jugará en Primera División y allí podrá mostrar cuál es su potencial futbolístico para el futuro. 

El Mallorca, propiedad de Robert Sarver, que es también el dueño de los Phoenix Suns en la NBA, ha logrado ascender dos categorías en dos años y, aunque es un histórico, llegar a Primera con humildad y sabiendo que su objetivo esta temporada no puede ser otro que mantenerse una temporada más entre los mejores.