El efecto Comesaña hace bicampeón al Junior

Comentarios()
Romario Quintero
El veterano técnico uruguayo regresó en medio de la tragedia, le devolvió la alegría al Tiburón y lo llevó a un nuevo título.

Se ha escrito un nuevo capítulo de la historia de amor entre el Junior de Barranquilla y Julio Avelino Comesaña con el título de la novena estrella lograda por el cuadro rojiblanco, que se impuso en los penales al Deportivo Pasto en el Estadio El Campín de Bogotá. 

La relación data de 1973 cuando Comesaña llegó por primera vez a Junior como jugador . Apenas duró un año su primer ciclo, pero regresó al poco tiempo a la Arenosa para hacer historia: fue artífice de la primera estrella juniorista en 1977.   En 1991 inició su primera etapa como técnico tiburón quedó tercero del rentado local, presentó su carta de renuncia ese mismo año y desde entonces el ciclo se ha repetido constantemente, ocho veces más, para ser precisos.

Y es que "Pelo e' burra", como le dicen cariñosamente en la costa,  se convirtió en el bombero oficial de los Char, la familia dueña del equipo rojiblanco. Siempre que hay calamidades es el primero en la lista de candidatos para recomponer un equipo que ha tenido históricamente problemas internos entre directivos, técnicos y jugadores.

El artículo sigue a continuación

En 2018 volvió a la casa Rojiblanca y armó un equipo de ensueño que incluso estuvo cerca de lograr el título de la Copa Sudamericana, no lo pudo hacer, pero sí se coronó en la Liga Águila. Lograda la corona se fue a probar suerte a Argentina, la separación afectó ambas partes y en menos de cuatro meses Junior y Comesaña se volvieron a unir.

Su llegada fue un salvavidas para un equipo que perdió la identidad de la mano del profesor Luis Fernando Suárez. Comesaña no pudo salvar la campaña internacional, pero con el paso de las semanas le regresó la alegría, el buen fútbol y la gloria al equipo barranquillero que celebró su primer bicampeonato de la historia.

 

Cerrar