El dinero, la traición y el amor perdido: El amargo divorcio entre Neymar y el Barcelona

Comentarios()
Getty
El delantero brasileño dejó el club catalán en circunstancias agridulces en agosto y dos meses después, Goal analiza cómo se deterioró la relación.

"Dile al Jeque que estoy disponible". Apenas unos días después de inspirar la brillante remontada del Barcelona contra Paris Saint-Germain en la Champions League, Neymar sorprendió a sus compañeros en Brasil Marquinhos y Thiago Silva cuando les dijo que estaba abierto a marcharse al PSG.

Neymar marcó dos veces en la victoria por 6-1 sobre los franceses el 9 de marzo, incluyendo un tiro libre fabuloso que inició la remontada en el Camp Nou para sellar una victoria global por 6-5. Pero lo que fue su mejor actuación con la camiseta del Barça también resultó ser el principio del fin de su etapa en el club catalán.

En lugar del brasileño, la imagen icónica fue de Lionel Messi festejando con los fanáticos detrás de uno de las porterías. A pesar de que Neymar había superado al argentino, esa imagen terminó siendo viral y el Barça incluso la usó en una gran cartel fuera de su estadio con el título: "¡La historia pasa aquí!".

Neymar se perdió el siguiente partido del Barça, una derrota por 2-1 ante el Deportivo La Coruña por un golpe, y volvió a jugar 90 minutos en la victoria por 4-2 contra el Valencia. Después de eso, se fue a Brasil para las eliminatorias de clasificación para la Copa del Mundo contra Uruguay y Paraguay.

Lionel Messi Barcelona Fans Barcelona PSG Champions League 09032017

Fue entonces cuando dejó caer la bomba. "Dile al Jeque que estoy disponible", dijo a sus compañeros Marquinhos y Thiago Silva, en referencia al propietario del PSG, Nasser Al-Khelaifi. Naturalmente, los dos se quedaron sorprendidos por lo que habían escuchado, pero acordaron transmitir el mensaje al presidente de su club.

Las reacciones tras la victoria por 6-1 sobre el PSG había demostrado a Neymar que, hiciera lo que hiciera, el Barça sería el equipo de Messi. Y aunque había afirmado a su llegada en 2013 que estaba "aquí para ayudar" al atacante argentino, creía que merecía mucho más reconocimiento que el que había recibido por la famosa "remuntada".

Más tarde, cuando el PSG comenzó a trabajar detrás en el escenario para firmar al brasileño, el centrocampista de Santos, Lucas Lima, anunció en junio que se uniría a Barcelona en 2018 y el padre del delantero, Neymar Sr, recibiría una gran comisión por cerrar el acuerdo .

Sin embargo, el Santos amenazó con denunciar al Barcelona ante la FIFA por infringir las reglas de fichajes y el club catalán se retiró de la puja para evitar posibles sanciones. El padre de Neymar estaba furioso y las relaciones entre el delantero brasileño y la directiva blaugrana nunca volverían a ser las mismas.

Barcelona PSG Neymar

El artículo sigue a continuación

En cualquier caso, Neymar ya había tomado la decisión y, días después, el jugador de 25 años le dijo a sus compañeros (en la boda de Messi con Antonela Roccuzzo en Rosario) que se se marcharía al PSG en verano.

Más tarde aparecieron las primeras informaciones de la posible salida de Neymar en julio, pero el vicepresidente del Barça, Jordi Mestre, dijo: "Se queda al 200 por ciento". Y después de que el brasileño protagonizara la primera victoria de pretemporada sobre la Juventus, Gerard Piqué publicó una foto con su compañero de equipo y un pie de foto que decía: "Se queda".

No se quedó, por supuesto, y su marcha al PSG se confirmó el 2 de agosto. Para entonces, el Barça estaba extremadamente enfadado por las formas que creían que había usado un jugador al que habían hecho un esfuerzo extraordinario para firmar en 2013, un futbolista al que habían firmado para ser el reemplazo a largo plazo para Messi.

Y hubo aún más consecuencias después, ya que no solo Neymar se había marchado menos de un año después de firmar un lucrativo nuevo contrato con el club catalán, sino que él y su padre también le dijeron al presidente Josep Maria Bartomeu que tenían la intención de reclamar los 26 millones de euros que les correspondían por un bonus de fidelidad como parte de ese acuerdo. El Barça, sin embargo, no estaba dispuesto a pagarlo, y dejó el cheque en una notaría.

El jugador publicó un emotivo mensaje en Instagram después de su salida en Barcelona, ​​agradeciendo a sus compañeros, con elogios particulares a sus amigos Messi y Luis Suárez, así como para los aficionados y asegurando que el club blaugrana siempre estaría en su corazón.

Sandro Rosell Neymar FC Barcelona 06032013

Sin embargo, no hubo cariño para los altos cargos, y tras su impresionante debut en el PSG en la victoria por 6-2 sobre el Toulouse, Neymar dijo: "Estaba muy contento en Barcelona. Pero no con la directiva. Estoy muy triste con la junta en Barcelona. No deberían estar allí. El Barça se merece una directiva mejor y todos lo saben".

Sin embargo, es probable que el dinero sea la principal motivación detrás de esas palabras. A principios de este mes, AS informó que el equipo legal de Neymar había tratado de convencer a la UEFA para que prohibiera a Barcelona la Champions League debido a la negativa de los catalanes a pagar su prima de 26 millones de euros. Esa información ha sido confirmada a Goal por personas del órgano rector del fútbol europeo.

La semana pasada, el séquito de Neymar se reunió con el Barça en los tribunales para llegar a un acuerdo después de que el jugador demandara a su antiguo club por no pagar la prima. Sin embargo, no se llegó a ningún acuerdo entre las dos partes y Mundo Deportivo informó que el delantero y su padre dejaron de ser socios del club catalán, cortando aún más los vínculos con el equipo que fue un hogar feliz para el brasileño entre 2013 y 2017.

Ahora no hay vuelta atrás. La relación es tóxica y solo parece empeorar, ya que los aficionados culés se han vuelto en contra de su antiguo ídolo después de su decisión de irse y su intento de expulsar al Barça de la Champions.

Lo que comenzó con el deseo de reconocimiento después de su exhibición en la remontada contra el PSG, se convirtió en un fichaje histórico unos meses después. En ese momento, hubo un amargo divorcio público entre Neymar y la directiva del Barcelona. La prima siguen sin pagarla y la disputa no parece estar cerca de acabar.

Cerrar