El cero cerismo de Carletto no le gusta a Mbappé

Ancelotti Real Madrid

Por Jorge C. Picón - El plan de Ancelotti contra el PSG era no encajar en el Parque de los Príncipes y si dice lo contrario o si, incluso, lo piensa, se está haciendo trampas al solitario. El Madrid tenía que salir vivo de la encerrona de París. No se trata de una crítica, pues el entrenador es el que más conoce las limitaciones que puede tener su equipo. Además, no se pueden olvidar su raíces italianas, que afloraron más visiblemente que nunca con un bloque bajo al que solo intentaban impulsar, con poca compañía Benzema y Vinicius.

Pero lo cierto es que el conjunto blanco transmitía la inexplicable sensación de que estaba siendo arrollado y, a la vez, estaba cómodo con la situación. Por lo menos, en la primera parte, cuando a pesar de vivir en su área dejó en cero los tiros a puerta del PSG. Culpa de esto la tuvo Militao, que tiene aura de central de época. Expeditivo, rápido, correcto, fiable... El brasileño no juega el fútbol: va a la guerra. Hizo de fontanero tapando las fugas que provocaba Mbappé en banda derecha cada vez que encaraba a Carvajal.

El artículo sigue a continuación

En la segunda, el que merece todos los elogios es Courtois. Mano salvadora en los primeros minutos y penalti parado a Messi en el 61'. ¿Cuánto va a tener que hacer más para ganarse la etiqueta de 'santo'? Lo de los premios individuales ya ni merece explicación. Su nivel está por encima de todo eso.

Ahora bien, lo cierto es que la solidez defensiva del Madrid se vino abajo en el segundo acto y, con ello, parte del plan de Ancelotti. El PSG tenía muchas y muy buenas ocasiones. La entrada de Neymar le dio un plus y, si bien perdió cierto control, seguía asomando con peligro. Entonces, cuando la historia llama, aparecen los héroes: Mbappé rompió a su par en el 93' y sentenció a un Madrid que jugaba con fuego hasta quemarse.

A ver cómo se las arregla en el Bernabéu para armar un catenaccio en el Bernabéu sin Casemiro y Mendy, baja por acumulación de amarillas. Tiene dos opciones: o replicarlo con sustitutos (Nacho y Valverde presumiblemente) o cambiar el plan. Lo que es una verdad irrefutable es que salir a no encajar no vale. Que el cero cerismo es un arma inútil como lo fue en el Parque de los Príncipes.