Noticias En vivo
Superliga

Día de la Lealtad: el 17 de octubre empezó en la AFA

5:30 p. m. COT 17/10/18
Perón
El general Ávalos, que comenzó la rebelión en Campo de Mayo contra Perón, era el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino.

El golpe de Estado de 1943 contra el gobierno de Ramón Castillo, como todo gobierno de facto, cambió los mecanismos de designación en los puestos de gestión. Los generales Pablo Ramírez, Edelmiro Farrel y Arturo Rawson hicieron convivir la idea de república con la idea de revolución con la idea de dictadura: una mezcla donde apareció Juan Domingo Perón, donde las clases populares tomaron otro rol en la historia argentina y donde, el 17 de octubre, se fundamentó la relación más carnal entre la sociedad argentina y un dirigente -desde el amor y desde el odio-. Como siempre, en el medio de ese recorrido el fútbol siguió existiendo y hubo goles, golazos, de Ángel Labruna -hizo 25 tantos en ese campeonato-, ídolo riverplatense, que llevó al club de Nuñez a salir campeón, con 46 puntos, sacándole cuatro de diferencia a Boca.

Pero el fútbol no jugó, simplemente, un rol de contexto. No es que mientras Labruna o Arsenio Erico de Independiente o Mario Boyé de Boca hicieran goles pasaba la historia. El fútbol cumplió más roles para ese 17 de octubre de 1945, cuando los compañeros militares con los que Perón había militado en el GOU (Grupo de Oficiales Unidos) decidieron traicionarlo y enviarlo detenido a la Isla de Martín García, y los trabajadores de Argentina -organizados sindicalmente y no organizados- decidieron copar la Plaza de Mayo pidiendo la liberación del ex Secretario de Trabajo que había generado un vínculo con la sociedad que nadie antes había logrado.

¿Por qué el fútbol jugó un rol? Porque en 1945 el gobierno designó al único presidente militar que tuvo la AFA en toda su historia: Eduardo Avalos, núcleo central en el derrocamiento de Castillo, miembro número 20 del GOU. "Que nuestra raza tenga preponderancia en todos los deportes", anunció en su asunción. Pero Avalos tenía tantos cargos en el gobierno que nunca llegó a gobernar desde donde, todavía, sigue teniendo sede la AFA, en la calle Viamonte. El rol ejecutivo lo cumplía el vicepresidente de AFA, quien también era el presidente de Huracán: Tomás Adolfo Ducó, quien le dio su nombre al estadio del club de Parque Patricios. 

La relación entre Avalos y Perón, al principio, era tan cercana que el propio Juan Domingo se hizo presente en la asunción de su colega al mando de AFA. Pero las condiciones del país empezaron a generar rispideces. El ascenso de Perón en la conciencia general llevó a un descontento fuertísimo de los sectores militares, quien consideraban que se estaba emponderando demasiado al movimiento obreso. Avalos, quien además de ser presidente de AFA también cumplía los roles de ministro del Interior y de ministro de Guerra y de comandante de Campo de Mayo, desde sus lugares de poder, fue uno de los principales agitadores del golpe y quien impulsó el detonante de la ruptura con Perón.

Según el historiador francés Alain Rouquié, el relato entre la pelea de Avalos con Perón involucra problemas familiares. El 5 de octubre de 1945, el gobierno nombró en un puesto de segundo orden -director de Correos- a Oscar Nicolini, amigo íntimo de la familia Duarte, es decir la familia del padre de Eva Perón. Ávalos se indignó con la situación y el 9 de octubre le pidió la renuncia a Nicolini- Desde ese rol, fue un agitador central de las tropas de Campo de Mayo, quienes conspiraron contra Perón, llevándolo a la destitución y a la cárcel.

Destitución y cárcel que llevaron a la manifestación popular del 17 de octubre de 1945, de la que ahora se cumplen 70 años y que dio origen al peronismo. Peronismo que tuvo sus dos primeros gobiernos entre el 4 de junio de 1946 y el 21 de septiembre de 1955. Peronismo que, a partir de Perón, entre 1946 y 1949 tuvo como presidente de la AFA, justamente, a Nicolini, el detonante.