De interino a DT: las similitudes entre los ciclos de Batista y Scaloni en la Selección argentina

Comentarios()
Harry How/Getty Images
El entrenador, que asumió temporalmente en reemplazo de Sampaoli, fue ratificado en su cargo y solo resta la firma. La última vez no terminó bien.

En la previa del amistoso de la Selección argentina frente a México en Mendoza, tanto Claudio Tapia como el Secretario de Selecciones Jorge Miadosqui habían avisado que "están dadas las condiciones" para la continuidad de Lionel Scaloni al frente del equipo. Por eso, el sólido triunfo 2-0 sobre el Tri en el Malvinas Argentinas, en el sexto y último partido de su interinato, pareció ser el espaldarazo final que necesitaba el rosarino para que los dirigentes lo confirmen como el nuevo entrenador del combinado nacional de cara a la Copa América 2019, algo que ocurrió finalmente en la Asamblea Anual Ordinaria de la casa madre del fútbol argentino, cuando el presidente anunció que se le ofrecerá un contrato por seis meses, con posibilidad de ser extendido hasta por dos años.

De esta manera, a la espera de la oficialización por parte del Comité Ejecutivo y la firma, será la segunda vez en menos de una década en que la Albiceleste apostará por la continuidad de un DT que originalmente había asumido en forma temporaria. Y el antecendente no es nada alentador: el experimento de Sergio Batista que comenzó tras el Mundial 2010 terminó en eliminación en cuartos de final de una Copa América 2011 en la que Argentina era local y amplio favorito al título.

Copa América Brasil 2019: sorteo, fechas, participantes y todo lo que hay que saber

Las similitudes alrededor de ambos ciclos interinos son muchas. Al igual que Scaloni, el Checho era quien estaba a mano en el momento en que el barco se quedó sin timonel: tras la salida de Diego Armando Maradona, con su recordada conferencia en la que le explicó al mundo que "tocuen es cuento" y acusó: "Grondona me mintió, Bilardo me traicionó", Don Julio necesitaba encontrar rápido un reemplazante para afrontar la primera fecha FIFA tras la Copa del Mundo y designó al entrenador de la Selección Sub-20. A diferencia del actual técnico, que llegó tras ganar el torneo de L'Alcudia, Batista venía de fracasar en su intento de clasificar al Mundial de la categoría en 2009, aunque tenía el aval de la medalla dorada en Beijing 2008.

Dos triunfos y una derrota en sus primeros tres partidos, incluido un 4-1 sobre la entonces campeona del mundo España, le habían alcanzado al Checho para ganarse la continuidad. Tres menos de los que necesitó el actual entrenador, que cosechó cuatro victorias, un empate y una caída. En ambos casos, el apoyo de los jugadores fue fundamental para la decisión de la directiva. Aunque era algo lógico: a Batista, la mayoría lo conocía de los Juegos Olímpicos, mientras que Scaloni encontró una muy buena respuesta por parte de un grupo de futbolistas que, en su enorme mayoría, recién comienza a dar sus primeros pasos en el combinado nacional. Difícil que no defiendan a un DT que les da semejante oportunidad.

El artículo sigue a continuación

Al igual que ocho años atrás, es imposible justificar la decisión dirigencial desde un punto de vista deportivo: la confirmación en el cargo responde mucho más a una ausencia de candidatos alternativos que a un convencimiento real por parte de la AFA. Y ese es el peligro más grande: sin más aval que haber estado en el lugar correcto en el momento indicado, Scaloni será un fusible muy fácil de desactivar en caso de que los resultados no aparezcan, tal como le ocurrió a Batista después de la derrota contra Uruguay por penales en la cancha de Colón.

La gran diferencia entre los dos interinos, en tanto, tiene que ver con la experiencia: mientras que el Checho llegó al cargo tras más de 10 años como director técnico, el rosarino será confirmado con apenas 12 partidos dirigidos en su vida, todos disputados en los últimos cinco meses (seis en L'Alcudia y los seis amistosos como interino). Y si bien es cierto que la Albiceleste consiguió buenos resultados contra rivales muy menores y encontró algunos futbolistas que pueden ser importantes en la renovación que se viene, no parece haber una medida futbolística cierta que avale la continuidad. De hecho, en los únicos dos encuentros en los que enfrentó a rivales que tiene muchas chances de enfrentar en instancias decisivas de la Copa América, no ganó ni marcó goles: empató 0-0 con Colombia y cayó 1-0 frente a un Brasil que lo superó.

Si la historia termina como la del Checho o bañada de gloria, el tiempo dirá. Las circunstancias para que suceda lo segundo, está claro, no son las ideales.

Próximo artículo:
Sorteo cuartos de final Copa del Rey 2018/19: ¿Se pueden enfrentar el Real Madrid y Barcelona?
Próximo artículo:
Farías está molesto por no ser el nuevo DT de Bolivia
Próximo artículo:
Boca - Unión, por el Torneo de Verano: formaciones, día, horario y TV
Próximo artículo:
Cruz Azul hizo oficial la llegada de Stephen Eustáquio
Próximo artículo:
¡El tico juega su 10º partido de la temporada! Courtois vs Navas: las estadísticas de los porteros del Real Madrid
Cerrar