Noticias En vivo
Flamengo v River Plate

¿Cuántas Copas Libertadores tiene Flamengo?

4:01 p. m. COT 6/11/19
Flamengo, campeón de la Copa Libertadores 1981
De la mano del sensacional Zico, el Mengao solo alcanzó la gloria continental en 1981, por lo que buscará ante River su segunda conquista.

El Club de Regatas do Flamengo es, por cantidad de hinchas a lo largo de todo el país, el club más grande de Brasil. Sin embargo, apenas en una ocasión logró reflejar esa grandeza en la Copa Libertadores, que lo tiene como finalista por segunda vez en su historia, donde enfrentará a River en el Estadio Monumental de Lima.

En el historia, el Fla aparece lejos de los equipos brasileños con más participaciones, ya que aparece quinto con 15 presencias, detrás de Sao Paulo, Palmeiras, Gremio y Cruzeiro. Y fue en 1981 que llegó el momento de la máxima gloria, de la mano de su mayor ídolo: Arthur Antunes Coimbra, nada más y nada menos que Zico, goleador histórico del club y segundo futbolista con más presencias.

Después de ser campeón del Brasileirao en 1980, se preparó en torno al 'Pelé Blanco' y formó parte del Grupo 3 con Atlético Mineiro, Cerro Porteño y Olimpia, donde avanzó luego de jugar un desempate con el Galo, ya que habían igualado con 8 puntos, en un escandaloso partido que finalizó a los 35 minutos por inferioridad numérica de los mineiros, por la expulsión de cuatro jugadores y la lesión de un quinto, con un bochornoso arbitraje dentro de un clima de guerra. 

En la segunda fase participó del Grupo A y tuvo un rendimiento ideal contra Deportivo Cali y Jorge Wilstermann, a quienes derrotó en ambos encuentros. La final lo enfrentó a Cobreloa, al que derrotó 2-1 en el Maracaná pero cayó 1-0 en el Nacional de Santiago, por lo que debió jugar el desempate en el Centenario de Montevideo y se impuso por 2-0 con dos tantos de Zico, quien convirtió los cuatro goles del Rubronegro en la serie y fue el máximo artillero del certamen con 11 tantos. 

Después de ese memorable logro, el Fla ganó la Copa Intercontinental al derrotar 3-0 a Liverpool, pero nunca más llegaría siquiera a un duelo decisivo. Sus mejores performances serían la segunda fase en 1982 y 1984, como así también los cuartos de final en 1991, 1993 y 2010. Hasta que llegó Jorge Jesús y guió de forma arrolladora al equipo de los 40 millones de hinchas hacia el gran encuentro ante River.