Cuándo saldrá el fallo de la FIFA por la suspensión de Argentina - Brasil y qué argumenta cada federación

Brasile ArgentinaGetty

Apenas el árbitro Jesús Valenzuela dictaminó la suspensión del clásico entre Brasil y Argentina a partir de la invesión del campo de juego del Arena Corinthians por parte de funcionarios de la Agencia de Vigilancia Santiaria y efectivos de la Policía local invadieron el campo de juego del Arena Corinthians, otro partido empezó a jugarse fuera de la cancha: el que determinará quién deberá correr con las culpas del histórico papelón y cómo se definirá el resultado que no pudo dirimirse dentro del campo de juego.

Tal como aclaró pocas horas después de lo ocurrido en San Pablo, CONMEBOL no tendrá ningún tipo de injerencia en la resolución del conflicto, que estará completamente a cargo de la FIFA como organizadora de las Eliminatorias. Desde Zúrich se movieron rápidamente y el lunes 6, menos de 24 horas después de la suspensión, emitieron un comunicado en el que "lamentaron" lo ocurrido en el clásico y confirmaron que habían recibido los informes del árbitro y del veedor del partido y que los "organismos pertinentes" se encargarían de analizarlo.

El martes 7 de septiembre FIFA anunció oficialmente que se iniciaron sendos "procesos disciplinarios", tanto contra la CBF como contra la AFA. Ambas federaciones tuvieron seis días para presentar sus descargos ante la Comisión de Disciplina de la casa madre y luego llegó el momento de la deliberación. Y aunque por el lado Albiceleste buscaban una resolución rápida, la cuestión finalmente se estiró por más de cinco meses.

Con ambos equipos ya clasificados al Mundial de Qatar y con su lugar asegurado entre los cabezas de serie para el sorteo, el resultado del encuentro se volvió anecdótico y el fallo desde Zúrich funcionará más para sentar precedente que para una cuestión deportiva.

El 14 de febrero FIFA publicó la primera resolución con un partido en campo neutral y una multa económica para ambas federaciones: 550.000 dólares para los brasileños, por generar la suspensión del partido, y 250.000 dólares para la AFA, que omitió informar que "Dibu" Martínez, Cuti Romero, Emiliano Buendía y Giovanni Lo Celso habían estado en Inglaterra (viniendo de ahí, se pedía cuarentena en Brasil), es por eso que estos jugadores también fueron suspendidos ante Venezuela y Ecuador.

El presidente de la AFA, "Chiqui" Tapia, manifestó su disconformidad con lo resuelto y se comprometió "a hacer todos los esfuerzos necesarios para apelar. La federación argentina tiene la posibilidad de acudir al Tribunal de Apelaciones de la FIFA, que también se tomará su tiempo para fallar. Una vez que quede resuelta esa segunda instancia, quedará también la posibilidad de recurrir al TAS.

En el comunicado que FIFA publicó el 22 de abril se detalla que el partido deberá jugarse el 22 de septiembre en Brasil (y no en terreno neutral como se había ideado en principio). Con respecto a la sede, el estadio y horario, la Confederación Brasileña de Fútbol tiene hasta el 22 de junio para comunicar los detalles.

Qué posturas tienen Argentina y Brasil sobre la suspensión

A pesar de que el mismo día de la suspensión, a través de sendos comunicados, tanto la CBF como la AFA responsabilizaron directamente a las autoridades sanitarias por la suspensión, el paso de las horas y la posibilidad concreta de una resolución en favor de la Albiceleste llevaron a un cambio radical en la postura del lado Verdeamarelo: el lunes 6, Brasil emitió una nueva declaración en la que responsabilizó por completo a su rival de haber incluido a los cuatros jugadores de la Premier League con plena conciencia de que no estaban habilitados para jugar desde el día anterior al partido.

Sin embargo, desde AFA sostienen que no cometieron ninguna violación a los protocolos vigentes para las Eliminatorias (que fueron aprobados por el gobierno de Brasil) y que no existía ningún motivo por parte de CONMEBOL o la FIFA para que pudieran jugar. Además, O Globo reveló que la negativa oficial del Ministerio de Salud brasileño al pedido de que los cuatro jugadores fueran eximidos de cuarentena llegó recién 51 minutos antes del inicio del partido, cuando el plantel de Lionel Scaloni no sólo ya estaba en el estadio, sino que ya tenía su alineación titular confirmada por planilla.

El artículo sigue a continuación

En ese sentido fueron los argumentos del descargo que presentaron el lunes 13 de septiembre desde Viamonte ante la Comisión de Disciplina: según trascendió, la postura argentina está argumentada en que el equipo de Scaloni no incumplió ninguna normativa de FIFA ni de CONMEBOL y que la responsabilidad de la invasión de campo de los agentes de Anvisa corre por culpa de la CBF, por lo que no podría considerarse que el partido fue suspendido "por razones de fuerza mayor". Por esos motivos, AFA reclamó los tres puntos y rechaza la posibilidad de que el encuentro se reanude en un futuro.

"Nosotros cumplimos en entregar todos los papeles, no sabemos si Brasil lo ha hecho. En el descargo explicamos nuestro accionar y que no cometimos ningún error. Presentamos un escrito muy solvente y esperamos una resolución beneficiosa: creemos que la FIFA le puede dar el partido por ganado a Argentina", adelantó Andrés Paton Urich, asesor legal de la AFA, este martes 14 de septiembre.

¿Qué pasa con las denuncias de Anvisa contra la delegación argentina por una supuesta "falsificación" de las declaraciones juradas de ingreso de los cuatro jugadores que habían salido de Inglaterra? El día previo al clásico, los dirigentes argentinos reconocieron que hubo "un error" y presentaron ante las autoridades sanitarias la documentación necesaria, por lo que rechazan de plano cualquier intencionalidad. De todos modos, esa cuestión correrá por fuera de lo deportivo y nada tiene que ver con lo que falló la FIFA.