Cristiano, tan perfecto como irreal

Comentarios()
El delantero portugués maneja un temple tan sereno ante cualquier adversidad, que parece increíble.

No dejan de cesar los comentarios en torno a la presunta problemática que tiene con Hacienda. Para Cristiano Ronaldo, los comentarios sobre este tema son lo menos importantes por el momento. Él prefiere centrarse en uno de los principales objetivos de Portugal: ganar la Copa Confederaciones 2017.

El cuadro lusitano volvió a Kazán, esta vez, para medirse frente a Chile en las semifinales del torneo en juego. El estadio Rubin fue el escenario en donde los dirigidos por Fernando Santos realizaron la práctica previa al cotejo. En esta, Cristiano fue de los primeros en saltar a la cancha. Aprovechó los primeros minutos para pelotear con Pepe, quien parece ser su inseparable; no hay entrenamiento en el que no estén juntos.

Minutos después, Ronaldo pasó a formar parte de uno de los grupos que hizo el cuerpo técnico. Momento de hacer el rondo; toque de balón intentando que el jugador del centro no se quede con este. En pocas ocasiones, la redonda llegó a Cristiano, pero cuando lo hizo, fue tratada con maestría. Hasta los hombros del atacante participaron; varias veces consiguieron dominar el balón.

Siguió la práctica y el delantero solo veía a la pelota. Nada ni nadie eran más importantes en ese momento... ni en el transcurso del torneo que se disputa, porque después habrá tiempo para pensar en otras cosas. Por ahora, solo hay una meta: levantar el trofeo. Lo demás se arreglará en las próximas semanas.

 

Cerrar