Noticias En vivo
Barcelona

Coutinho y Dembélé suben al carro de Messi

12:13 p. m. COT 18/03/18
leo messi ousmane dembele barcelona athletic club
El brasileño completa su mejor partido como barcelonista y el francés le devuelve al rosarino el pase del gol que hizo ante el Chelsea.


EDITORIAL

Vaya por delante que el Athletic Club fue, con toda probabilidad, el peor equipo que ha pasado por el Camp Nou esta temporada, lo que permitió al Barcelona gustarse en unos primeros cuarenta y cinco minutos en los que cerró el partido. Si no goleó fue por la soberbia actuación de Kepa Arrizabalaga, que rechazó lo indecible, y de los palos. Hasta tres veces topó con el poste el cuadro azulgrana, que no acusó las ausencias de Sergio Busquets, lesionado, y Luis Suárez, sancionado. La visita del Athletic Club fue la más plácida de la temporada.

El Barcelona, en cambio, estaba preparado para un choque de la máxima intensidad que nunca fue y a los 8 minutos ya ganaba 1 a 0 después de que Paco Alcácer abriera el marcador tras aprovechar una asistencia -la novena de la temporada- de Jordi Alba, que en todo caso había recibido en posición de fuera de juego. Leo Messi aseguró la victoria con el 2 a 0 a los treinta minutos tras aprovechar el pase de Ousmane Dembélé, que le devolvió la asistencia con la que se estrenó como goleador en azulgrana frente al Chelsea. Nadie le dio más pases al rosarino que el francés, de hecho, y a pesar de que no estuvo tan brillante como entonces pero sigue en clara progresía e incidiendo de forma directa en el resultado.

Cuando Messi encontró a Dembélé

Philippe Coutinho, en cambio, no vio puerta ni dio ningún pase de gol pero sin Andrés Iniesta -el capitán empezó en el banquillo antes de entrar por Dembélé- y ejerciendo como el cerebro del equipo redondeó su mejor partido desde que llegó en el mercado de invierno. Dio sentido y fluidez a cada balón que pasó por sus piernas, demostrando que cada día que pasa tiene más aprendidos los movimientos de un equipo que vive alrededor del incombustible Messi.

Los dos fichajes estrella de esta temporada ya dan muestras de resultar decisivos en el equipo, de entender el juego del colectivo y de leer las intenciones del rosarino. Ambos le buscaron con tanta insistencia como éxito y la conexión que ofrece este nuevo frente de ataque, a la espera del regreso de Luis Suárez dentro de dos semanas -el próximo fin de semana será una fecha para las selecciones-, permiten al Barcelona soñar con arrasar en "la cuenta atrás", como lo definió Valverde, que justo acaba de empezar.