Noticias En vivo
Perú

Gareca, el hombre que resucitó al fútbol peruano

8:51 a. m. COT 4/07/19
Ricardo Gareca Peru Uruguay Copa America 29062019
El Tigre sigue enamorando a Perú. Tras clasificarlo a un Mundial luego de 36 años, ahora lo metió en una final de Copa América después de 44 años.

“Ricardo Gareca siempre estuvo en la mira de Pablo Escobar… A él y a los otros jugadores de América de Cali se contempló colocarles un carro bomba, ya que el Cartel de Cali le colocó un carro bomba a la familia de Pablo” , confesó el año pasado Jhon Jairo Velásquez, más conocido como Popeye, uno de los sicarios que tuvo a disposición del narcotraficante más famoso del mundo. Gareca, por aquel entonces, era la estrella del conjunto colombiano: jugó allí desde 1985 a 1989. Nadie, en aquellas fechas, se podía imaginar que ese alto rubio se convertiría casi 30 años después en un símbolo de Perú, a tal punto de que ya cuenta con una estatua en Lima.

¿Cuántas Copas América tiene Perú?

Gareca es el hombre que resucitó al fútbol peruano: después de 36 años, el argentino logró que la Selección clasifique a un Mundial, enamorando a propios y extraños, con una filosofía de juego con la que ya había triunfado en Vélez, equipo que dirigió desde 2009 hasta 2013, consiguiendo cuatro títulos. Y si bien la Bicolor no pudo pasar la fase de grupos en Rusia 2018, nadie en Perú se desencantó con el Tigre.

Su llegada al seleccionado nacional se dio en marzo de 2015, tras un breve paso por Palmeiras (2014). Su primer gran desafío fue la Copa América de Chile, y pudo ocupar un lugar en el podio: los peruanos quedaron en la tercera posición. En la Copa América 2016, en cambio, fueron eliminados en cuartos de final. Su primer ciclo finalizó con cifras tan positivas que justifican la idolatría que se gestó rápidamente: 21 partidos ganados, 12 empatados y 13 perdidos.  

El Tigre, como lo conocen, renovó su vínculo hasta el final de la Eliminatoria sudamericana rumbo a la Copa del Mundo de 2022. En Brasil 2019, tiene una nueva prueba para continuar enamorando y sin dudas la está aprovechando. Si bien su equipo no tiene el mismo funcionamiento que hace un tiempo atrás, eliminó al vigente bicampeón, Chile, y logró meter a Perú en la gran final después de 44 años sin alcanzar ese duelo continental por el título. Enfrente estará el local y poderoso Brasil, pero el hombre de la estatua y sus dirigidos ya demostraron que no le temen a nada ni a nadie.