Cómo la era Messi cambió para siempre la historia del Barcelona

Comentarios()
Getty Images
El club azulgrana vive su época más gloriosa desde que el rosarino debutó en 2004: desde entonces han caído una media de dos títulos al año.

EDITORIAL


Cuando Leo Messi debutó con el Barcelona, el 16 de octubre de 2004 ante el Espanyol, el cuadro azulgrana apenas tenía una sola Copa de Europa en sus vitrinas. La llamaban 'la Copa de Europa', sola como estaba en el Museu. Catorce años más tarde el Barcelona es el tercer equipo -junto con Liverpool y Bayern- con más coronas europeas y uno de los rivales a batir temporada tras temporada a pesar de haber ganado un solo título en los últimos seis años. Se fueron Carles Puyol, Xavi Hernàndez y Andrés Iniesta. Sin embargo, el barcelonismo tiene la certidumbre que el ciclo ganador más importante de su historia se alargará lo que quiera el rosarino .

Alineaciones y cómo ver el Sevilla - Barcelona de Copa del Rey

No en vano es el jugador con más títulos de la historia del Barcelona con treinta y dos, un mérito que comparte con Iniesta. El rosarino ha heredado los galones como primer capitán y además va camino de convertirse en el jugador más galardonado de la centenaria trayectoria del club azulgrana en este lapso de tiempo hasta el 30 de junio de 2021, cuando vencerá la renovación que firmó en noviembre. Hasta la fecha la presencia de Messi le garantiza al Barcelona una media de más de dos títulos por temporada, como la novena Liga que levantóel pasado curso a la que sumó la final de Copa frente al Sevilla.

El artículo sigue a continuación

Pocos nombres han influido como Messi en el devenir deportivo del club. De alguna manera, donde Johan Cruyff sentó unas bases como entrenador para que luego Pep Guardiola rizara el rizo también desde el banquillo, ha sido el rosarino el auténtico factor diferencial de un equipo que le ha entendido y mimado desde sus más tiernos inicios, cuando era un chaval al que se le caía la baba entrenando junto a Ronaldinho Gaucho cada mañana siendo todavía menor de edad. El Barcelona siempre supo que el talento del argentino encerraba mucho más que su mero talento y Guardiola no dudó ni un segundo en enseñarle la puerta de salida al brasileño y darle su 'diez' a Messi apenas tomó posesión del banquillo barcelonista. Resultó que el hoy entrenador del Manchester City tenía un plan.

El plan era tan 'sencillo' como darle el balón a Messi . Para ello Guardiola le rodeó de un ecosistema en el que se sintiera lo más cómodo posible, que le entendiera y fuera capaz de descifrar el fútbol tal y como lo ve el rosarino: en una millonésima de segundo en la que hay que jugar rápido y fácil, algo en realidad complicadísimo excepto para un Messi que desde los doce años se acostumbró a poner su calidad al servicio del equipo. Todos los entrenadores que han seguido al de Santpedor han sabido que su éxito y el del Barcelona dependían de su capacidad para enganchar al rosarino, al que no le gusta perder ni en la PlayStation.

Naturalmente ha habido decepciones. Quizá la pasada eliminación a manos de la Roma suponga un revés a la altura de la lesión de Asier Del Horno que le impidió jugar la final de la Champions League de 2006. Por suerte, tendría ocasiones de sobras para resarcirse. Con él el Barcelona ha disputado 27 finales y solo ha perdido 6, una estadística que da buena cuenta de la ascendencia de Messi en el destino del Barcelona, dos historias que se cruzaron para ir de la mano por siempre jamás.

Cerrar