Noticias En vivo
Barcelona

Barcelona, no es un problema de comunicación sino de miedo

4:12 a. m. COT 19/07/17
Josep Maria Bartomeu Barcelona
El club hace esfuerzos para explicar sus decisiones, que no acaban de cuajar de forma unánime entre la afición.

OPINIÓN


Aseguraba el vicepresidente barcelonista Jordi Cardoner hace pocos días que "tendremos que comunicar mejor". Lo hizo el día que el club tuvo que montar una rueda de prensa improvisada para defenderse de la investigación de TV3 que destapó la estafa con el 'seient lliure' pero ni siquiera logró desmentirlo. Antes, el Barcelona ya había anunciado a Ernesto Valverde en el mismo orden del día en el que el presidente, Josep Maria Bartomeu, daba explicaciones tras el arresto de Sandro Rosell y de la sentencia de la Acción de la Responsabilidad a la junta de Joan Laporta, obra magna del 'rosellismo' que Bartomeu continúa sin rechistar, afirmando que hubo pérdidas durante su mandato a pesar de que el juez decía que no, que cerró con beneficios.

Todas las noticias del Barcelona

Por suerte para él Valverde todavía no estaba ahí. Lo presentaron al cabo de pocos días junto al secretario técnico, Robert Fernàndez, y otro vicepresidente, Jordi Mestre. Pero el club solo permitió una sola pregunta a pesar de poner a un directivo, un ejecutivo y el nuevo entrenador ante la prensa. 

Cuanto menos, resulta grotesco pensar que limitando las preguntas y no permitir lanzarles una a cada uno pueda mejorar la comunicación. Se trata, pues, de controlar el mensaje y que Valverde, y en menor medida Fernàndez, supongan un parapeto a una junta que el lunes volvió a hacer de las suyas, actuando igual que Toni Freixa cuando escudó a Rosell tras estallar el caso Neymar. "Que me cite el juez y lo diré todo" decía el entonces presidente, que presentó su dimisión a la mañana siguiente. Hoy está preso, por lo menos hasta el día de que se juzgue ante el riesgo de destrucción de pruebas percibido por el juez.

Por otra parte, es ya habitual que las comparecencias del portavoz, Josep Vives, arranquen con un "disculpad por el retraso", que el lunes fue de hora y cuarto. Ojalá fuera lo más grave de esta junta, pues es algo que la prensa tiene asumido aunque no trague. Parte de los periodistas que le esperaban plantaron ayer a Vives, hartos de la falta de seriedad de un club que pide un respeto que no practica, pues no fue Bartomeu quien asumió  el cierre financiero como en otras temporadas a pesar de haberlo prometido cuando presentó a Valverde.

Todas las noticias de LaLiga Santander

En esta comparecencia el portavoz hizo público el beneficio de 13 millones de euros netos cuando faltaba un cuarto de hora para las nueve de la noche. Igual que pasó con Nélson Semedo y Valverde, en su torpeza comunicativa el club dejó pasar otra oportunidad de vender ilusión o, simplemente, exhibir la capacidad ejecutiva de la que no deja de hacer gala esta junta, con comunicados constantes de acuerdos comerciales pero incapaz de emitir documento alguno que explicara que Ivan Rakitic acabó lesionado la final de la Copa del Rey, de lo que se supo por boca del seleccionador croata, Ante Cacic.

A Gerard Deulofeu ni se le presentará. Su firma se alargó debido a que estaba de vacaciones pero no se le ha visto sonreír ni expresar felicidad alguna por su regreso. Pero el Barcelona va bien, dicen desde la directiva, que gobierna a base de golpes de timón en función del qué dirá la gente. La improvisación en la negociación por Dani Ceballos, a remolque en todo momento del Real Madrid tras haber llegado tarde y mal, se vio sepultada mediáticamente por tanto despropósito acumulado pero es una más y cuando Mestre asegura que Neymar "se queda al doscientos por ciento" es hasta comprensible que haya quien le crea. "Las prisas no son buenas en el mercado" decía ayer Fernàndez. La improvisación y el querer ponerle vallas al campo, tampoco.