Noticias En vivo
Barcelona

André Gomes rompe la maldición con el Barcelona

3:49 p. m. COT 28/10/17
andre gomes leo messi barcelona athletic club
El portugués no conocía la victoria como titular esta temporada y en San Mamés cuajó un buen partido y deshizo tan adversa estadística.


EDITORIAL

Debe ser la temporada de la explosión de André Gomes, como lo está siendo, en buena medida, para Denis Suárez, otro futbolista que llegó la temporada pasada y que no acabó de aportar lo deseado. Sin embargo, donde el gallego costó apenas tres millones y medio de euros, el portugués llegó previo pago de una suma que oscila los cincuenta millones, incluidos los bonus. A sus 24 años es el momento de demostrar que el Barcelona no se equivocó incorporándole y que la cláusula según la cual el Valencia ingresaría otro tanto en caso de ganar el Balón de Oro no es tan surrealista como se comenta en los pasillos del Camp Nou.

En San Mamés cuajó un buen partido como interior izquierdo, la posición de Andrés Iniesta. Y con la dificultad añadida de contar con otro jugador poco rodado en el once como es Paulinho Bezerrra. Aun así entre los dos se hicieron suyo el centro del campo y aunque la fluidez y la ejecución del juego no fuera la misma que con el manchego e Ivan Rakitic, realizaron apoyos en defensa y en ataque, canalizando la victoria azulgrana en un terreno siempre complicado como el estadio del Athletic Club. De algún modo, André necesitaba un partido así. Por lo menos un primer tiempo así.

Porque también tocó sufrir después de que Leo Messi abriera el marcador en el minuto 37. André siempre estuvo ahí, aunque en la segunda fase con más ganas que efectividad. Tuvo errores, como alguna que otra pérdida que pudo provocar alguna ocasión franca para el cuadro bilbaíno, que tardó en desperezarse pero lo hizo, como era de esperar en su propia casa hasta que Paulinho marcó el gol de la tranquilidad en el último minuto. San Mamés es un escenario que André conoce bien, pues realizó uno de sus mejores partidos como jugador del Valencia en la visita que hizo al equipo entonces entrenado por Ernesto Valverde. A pesar de ello, el cuadro 'ché' perdió pero André dejó unas magníficas sensaciones.

Un año después ya vestía la casaca azulgrana y hoy, en su segunda temporada como jugador barcelonista, el técnico contra el que realizó uno de sus primeros recitales en la Liga, busca aislarle de los comentarios de buena parte de la afición, que no acaba de entender su incorporación. Por lo pronto, André ya sabe qué es ganar un partido como titular esta temporada. Solo había jugado de inicio ante el Atlético de Madrid y el equipo empató. Esta vez el Barcelona fue de más a menos pero por lo menos André deshizo la maldición. Es un buen momento para invertir la tendencia errática exhibida hasta la fecha y demostrar que puede ser un jugador de largo recorrido, como se presuponía cuando llegó.