Noticias En vivo
Copa del Mundo

Entre la alegría, la sensualidad y la ridiculez

2:04 p. m. COT 16/06/18
Daniel Amokachi
Daniel Amokachi, de Nigeria, firmó una de las mejores celebraciones en la historia de los Mundiales, después de marcar a Bulgaria en USA 1994.

Después del Mundial lo iban a relacionar con el Real Madrid porque algo había hecho Daniel Amokachi en la cita de los Estados Unidos de 1994. Nigeria fue una de las sorpresas de aquella Copa del Mundo, y el '14' era uno de los grandes culpables. Además tenía un agregado 'marketinero'. Nadie iba a olvidar el particular festejo tras su gol a Bulgaria en el Cotton Bowl de Dallas. 

EN DIRECTO: CROACIA - NIGERIA

A los 43 minutos del primer tiempo, el 2-0 de los africanos contra los europeos suponía el segundo gol en la historia de los Mundiales para Nigeria. El anterior había sido en el mismo partido, 22 minutos antes y por obra de Rashidi Yekini, dueño de otra memorable celebración. Si Yekini se quedó enredado y casi inmóvil dentro de la portería, Amokachi hizo todo lo contrario. 

Tras dejar desparramado sobre el césped al portero búlgaro Borislav Mihaylov, el entonces punta del Brujas (Bélgica) corrió hacia la banda pero enseguida se frenó: abrió los brazos y se puso a bailar. Parecía poseído. Daba vueltas sobre su propio eje y movía la cadera mientras sus compañeros se sumaban a la fiesta. 

El festejo tuvo una cuota de sensualidad, y también otras de ridículo. Se notaba que el nigeriano tenía más talento para jugar a la pelota que para bailar, pero lo hizo sin vergüenza. Y con la alegría propia de un seleccionado que caería recién en octavos de final, y nada menos que ante la Italia de Roberto Baggio.