Noticias Partidos
Argentina

2022, el año en el que Messi le ganó a los “peros” para ser uno de los mejores de la historia

10:48 a. m. COT 31/12/22
20221221 Lionel Messi

Por Juan Manuel López

Uno puede seguir negando hasta cierto punto, hasta que ciertos parámetros de la lógica permitan dicho objetivo. El negador profesional, insistente, busca siempre argumentos para continuar manteniendo su negación, intentando flotar en la adversidad para no reconocer lo evidente. El negador, orgulloso, rasca hasta lo más hondo, hasta rozar casi la estupidez. Sin embargo, a veces, su trabajo resulta imposible y la misión debe claudicar, dándose por vencido ante las múltiples pruebas. Así sucede con Messi en estos tiempos. Los negadores del rosarino, los pocos que aún quedaban dando vueltas, se deben rendir después del 2022 del argentino y gritar que sí, que claro que sí, que Lionel ya es uno de los mejores de la historia, capaz de compartir el trono con Pelé y Maradona.

Los negadores, en un afán poco extraño, buscaron siempre un “pero” para el 10, con el firme propósito de quitarle esa corona que ya se había colocado hace varios años. Es bueno, “pero” no hace goles de tiro libre. Es bueno, “pero” no tiene asistencias. Es bueno, “pero” no rinde en la Selección. Es bueno, “pero” en los mundiales no hace nada. Es bueno, “pero” nunca metió un gol a partir de octavos. Es bueno, “pero” no canta el himno. Es bueno, “pero” en las finales se borra. Es bueno, “pero” nunca será como Maradona. Es bueno, “pero” porque juega al lado de Xavi e Iniesta. Es bueno, “pero” la carrera de Cristiano Ronaldo brilla más. Fue una gran estrella, “pero” ahora está viejo…

Sabemos que algún negador pertinaz podrá inventar próximamente otro “pero” insólito, aunque ya no tendrá la misma fuerza. En Qatar, con 35 años, Messi se convirtió en el argentino con más goles en una Copa del Mundo, anotó en octavos, en cuartos, en semifinal y un doblete en la final, siendo la gran figura del equipo de Scaloni para levantar el trofeo más preciado, el que le faltaba, el que más deseaba y por el que más lo criticaban. También cantó el himno, por las dudas, y tuvo reacciones maradoneanas (“¿qué mirás, bobo?”).

Siempre quedarán preguntas, por supuesto. Y siempre nos faltarán las respuestas. ¿Qué hay después de la gloria eterna? No sabemos. ¿Cuál será el próximo “pero”? Tampoco lo tenemos claro. Sin embargo, todo indica que ese “pero” nuevo sonará muy gracioso y ridículo a partir del 2023…