thumbnail Hola,

A horas de un nuevo Real Madrid-Manchester United, qué mejor que recordar una de las jugadas más espectaculares de la historia de la Champions League.

Iban siete minutos del segundo tiempo cuando Fernando Redondo tomó la pelota casi en su campo y encaró por la punta izquierda. Unos metros después Henning Berg le salió al cruce y parecía que lo arrinconaba contra la línea, pero entonces el genial jugador argentino construyó una de las jugadas más inolvidables de la historia del fútbol europeo. Con un taco le tiró el balón por un costado al noruego y lo buscó por el otro. Cuando parecía que se iba por la línea de banda, llegó y tiró el centro atrás para que Raúl marcara el tercer gol. Fue una jugada salida de un cuento de hadas.

Real Madrid venció 3-2 a Manchester United en Old Trafford y clasificó para las semifinales de la Champions League. Luego eliminó a Bayern Munich y en la final goleó a Valencia. Se coronó campeón en París, pero muchos creen que en realidad el mejor momento de ese campeonato había sucedido meses antes en la fría ciudad de Manchester.

Después de aquel partido Sir Alex Ferguson se rindió ante el talento inconmensurable de Redondo y se preguntó "¿Qué tiene ese jugador en las botas? ¿Imanes?". Hasta el árbitro del encuentro, el reconocido Pierluigi Collina quedó maravillado: "Nunca olvidaré el taconazo de Redondo, fue una de las jugadas más bellas que vi jamás en una cancha de fútbol".

En una entrevista con El País, el crack argentino recordó esa jugada tiempo después: "Comenzó en el área nuestra. Roberto Carlos toca para Savio, Savio tira una pared conmigo, y yo paso la línea del medio campo. Levanto la cabeza y veo que arrancan Morientes y Raúl, pero marcados y sin pase claro. Berg, un central, me está cerrando la banda. Amago, me abro, y él me sigue arrimándome contra la raya. Intento irme con el cuerpo, controlando el balón, pero Berg no afloja. Entonces pienso en esta opción".

En la misma entrevista Redondo reconoció que había intentado esa gambeta en las divisiones inferiores de Argentinos Juniors pero jamás en primera división: "Cuando eres chico sueñas con innovar. Con inventar tu gambeta. La cosa pasó por ahí. Esa era una de mis gambetas. Como una marca. Lo que nunca piensas es que como profesional te pueda salir. Y menos en un partido como aquél. Tienes que decidirlo en un momento y lo haces sin pensar. El talento de un futbolista, más allá de la capacidad técnica, consiste en la capacidad resolutoria. La diferencia entre un gran jugador y un crack es que uno siempre elige la mejor opción y otro no".

Redondo fue uno de los jugadores más extraordinarios de su época. Explicar su talento con palabras es lo mismo que describir una pintura maravillosa o una melodía. No tiene sentido. Sólo vale destacar su categoría como un acto de justicia hacia un futbolista que aparece poco y nada en los medios pero cuyo fútbol traspasa todas las épocas. Aquel caño fue la mejor jugada de su carrera, el punto más alto de una vida deportiva ejemplar.

Antes y después de ese partido en Old Trafford hubo otros choques entre Real Madrid y Manchester United, aunque ninguno lo iguala en trascendencia histórica. En la Liga de Campeones 1956/57 el equipo español eliminó al inglés en semifinales tras ganar de local y empatar como visitante. En 1967/68 triunfo el United, que luego sería campeón. Ganó 1-0 en casa y empató 3-3 en un partidazo en el Bernabéu. En la temporada 2002/2003 volvió a salir victorioso el Madrid, después de un histórico 4-3 en Manchester con tres goles de Ronaldo.

"Siempre disfruté más con una gambeta, un caño, o una pared, que con hacer un gol. Y este fue un gol en concordia con mi manera de sentir el fútbol". Redondo es sinónimo de fútbol. Por aquel taco y por todo lo demás.

Artículos relacionados