Alexis pudo con West Bromwich pero no con Mike Dean
Michael Steele/Getty
El ex Colo Colo destrabó una complicada faena con un gol de tiro libre, pero un falso penal consolidó un empate impensado.

El 2017 terminó mal para Alexis Sánchez. Cuando parecía que la lesión en la rodilla izquierda de Gabriel Jesus le abría la puerta de Manchester City, su mayor anhelo, Pep Guardiola se desentendió. Y en horas de la tarde, su Arsenal no pudo ganarle al colista de la Premier, el West Bromwich Albion.

Fue un partido trabado el de este domingo en The Hawthorns. El local, apremiado por el descenso, entendió que rescatar una unidad no era un mal negocio y Alan Pardew, que todavía no sabe lo que es ganar en la actual temporada liguera, apostó por una línea de cinco en la defensa. Solo Jay Rodriguez protagonizó las acciones ofensivas. 

Por el lado Gunner, Alex Iwobi se anotó dos tiros al arco, Granit Xhaka uno y Alexandre Lacazette otro. A esa altura, Foster era la mejor figura con sus intervenciones. Todo se mantuvo así hasta el minuto 83, cuando entre dos marcadores bajaron a Alexis Sánchez y este clavó un golazo de tiro libre entre la barrera. El arquero no pudo hacer demasiado y el rebote en James McClean lo terminó por condenar.

311217 Arsenal West Bromwich Alexis Sánchez

El artículo sigue a continuación

Cuando parecía que las alegrías volvían a la parcialidad roja del norte de Londres, Mike Dean cobró un penal inexistente de Calum Chambers. En la acción, Kieran Gibbs hizo rebotar el balón en el stopper derecho de Arsenal quien, sin intención, lo alcanzó a rozar con su mano. Rodriguez no falló. El mismo que había hecho lucir a Petr Cech con dos tapadas, lo engañó y salvó un punto de oro. Alexis, que luchó hasta encontrar su premio -con seis disparos que no tocaron el marco y su actitud ganadora de siempre, alentando a sus compañeros a ir hacia adelante-, es pura pena. Su semblante lo dijo todo cuando Dean pitó por última vez.

311217 Arsenal West Bromwich Alexis Sánchez

Lo positivo, alentado por el factor emocional de un empate que se rompía, es que al momento de su anotación todo el equipo, salvo el checo que defiende el arco y estaba muy lejos, corrió a abrazarlo. El festejo sería, a la larga, a medias.

Comentarios ()