Valencia 0-0 Espanyol: El murciélago se estrella ante el muro perico
Getty Images
Los de Marcelino García Toral confirma su reinado en el empate después de no marcar tras 21 remates ante un Espanyol muy ordenado

Muy mal se le daba Mestalla al Espanyol. Y se le sigue dando, aunque el punto de hoy le sabe a gloria. Suma once derrotas y dos empate (incluyendo su eliminatoria en 2015 en la Copa) desde que hace doce años, Riera y Luis García le dieran la vuelta al tanto inicial de Rubén Baraja. Pero esta vez la pesadilla fue para un Valencia que empezó y terminó muy bien un partido que se le terminó atragantándose con 21 remates en su haber sin ningún fruto. Décimo cuarto empate en liga, el noveno en Mestalla (el que más en ambos casos en las cinco grandes ligas europeas), que hace que no se enganche a Europa vía liga y que no tenga las buenas sensaciones que desprende en otras competiciones que son las que le obligan a rotar.

La primera parte tuvo poco de reseñable. Un inicio pujante del Valencia durante los primeros 20 minutos que solo tuvieron traducción en dos ocasiones de gol: un espuelazo de Dani Parejo y un remate a las nubes de Cheryshev tras una buena presión sobre los centrales. El capitán valencianista fue el motor y protagonista de estos compases donde todos los balones pasaban por sus botas y no se hartaba de dar cambios de dirección, en especial a un Daniel Wass más incisivo por la banda derecha. Pero todos los escarceos e incursiones se difuminaban poco a poco a medida que el fuelle inicial desaparecía. El Espanyol no se obsesionaba con llegar arriba, se defendía con orden, con un Marc Roca incrustado entre los centrales y con Melendo y Lu Wei sacrificados en labores de contención. Solo un trallazo de Kevin Gameiro a la media hora del choque que se estampó en el poste, a servicio como no de Dani Parejo, fue el único oasis de peligrosidad de un primer tiempo que se convirtió en el noveno de la temporada donde no había remates a puerta.

Tras la reanudación, el guión fue diferente que en el primer tiempo. Si en los primeros 45 minutos, el Valencia fue de más a menos, en los segundos fue de menos a más. Y eso que Ezequiel Garay tuvo una ocasión clarísima en su cabeza a la salida del corner en el primer acercamiento valencianista. Estuvieron dormidos los de la Capital del Turia hasta que, llegado el cuarto de hora, los de Marcelino García Toral comenzaron a apretar, a juntarse y a presionar. Pesos pesados al campo (Guedes, Kondogbia y Santi Mina). Rubí que quitaba a todos los delanteros posibles para repoblar el centro del campo.

Y aparición del VAR: se reclamó un penalti de Daniel Wass que estaba en fuera de juego después de un paradón de reflejos de Diego López sobre Dani Parejo a bocajarro. Este fue el aliciente que necesitaron los del Turia para “comerse” al Espanyol pero ni Kevin Gameiro que peleó todos los balones y tuvos dos ocasiones francas, ni Facundo Roncaglia peinando en el primer palo, ni Daniel Wass sorprendiendo en otra banda ni Dani Parejo con un remate blando desde la frontal derribaron el muro del Espanyol, que acabó con un hombre menos y que, con este resultado, le da continuidad a su remontada de la pasada jornada frente al Rayo Vallecano ante la desesperación de un Valencia que no empataba dos veces seguidas en liga a cero desde el año 2006 con Quique Sánchez Flores.

Comentarios ()