Universidad de Chile y Colo Colo pausan sus objetivos en un Superclásico electrizante
@UdeChile
Azules y albos repartieron puntos en Ñuñoa: mientras el local se alinea con la zona de descenso, a la visita se le escapa la UC.

Si bien el equipo más frontal, el que contaba con el manejo acertado de la faena y quien triunfaba en la materia del criterio de los pases era Universidad de Chile, Colo Colo encontraba en la primera media hora de Esteban Paredes a su desahogo. El Tanque, que persigue el récord de goleador histórico del fútbol chileno, obligó en dos ocasiones las estiradas de un Fernando de Paul que, ratificado por encima de Johnny Herrera, jugó rápido en la acción que materializó ese dominio azul del inicio: Matías Rodríguez metió el centro y Leandro Benegas el testazo que ofició de desahogo.

Los apremiados laicos apostaron por rodear a Jorge Valdivia y privarle de ese pase determinante que rompiera sus líneas. Cuando la magia se impuso, el 10 sacudido de marcas sacó un balazo que, pese a la distancia por la que pasó desviado, inquietó a una zaga rival que respiraba con tranquilidad salvo en el par de serios avisos del capitán. Es que Gonzalo Espinoza cerraba su zona de manera solvente, a la vez que Gabriel Costa ni Pablo Mouche hacían notar su presencia, por lo que el ataque por flancos visitantes era nulo, no mediaba dificultad alguna.

Encima Paredes abandonó por lesión, después de un remate mordido. Justo cuando sintió el dolor, el último ídolo asumió que no le quedaba más historia por escribir en el Superclásico 185, y los problemas caciques incrementaron ante la necesidad de resultado combinada con la ausencia de quien lo había intentado con más claridad.

En la reposición, con Javier Parraguez ubicado en la punta de la lanza, el once de Mario Salas fue abriéndose caminos tocándola con menos error y explorando cada rincón. Pero así como Costa disparó afuera, y Valdivia y Parraguez tuvieron un cabezazo, Sebastián Ubilla comandó dos contras: Matías Zaldivia le sacó un gol de la línea y un centro suyo lo conectó Benegas en el área chica para elevar increíblemente. De imperdonables y rotaciones, el juego se tornó abierto y el desenlace caliente para las casas de apuestas.

Cuando Alfredo Arias celebraba las recuperaciones como goles, Pablo Mouche estableció la igualdad a veinte minutos del término, en una construcción alba por la izquierda. El llegado desde San Lorenzo ubicó el esférico en zona de finalización cuando nadie lo fue a buscar por fuera. Y culminó con una zurda furiosa que se estampó en la meta de De Paul.

El descontrol se apoderó de la U. El Chaco Insaurralde fouleó a Ángelo Henríquez y, previo a su amarilla, el centrodelantero lo agredió para rogar por su justa expulsión. El clásico mayor se calentó e Iván Morales dejó en el piso a Rodrigo Echeverría. Eduardo Gamboa, desde su rol mediador, abogó porque no se le escapara de las manos y repartió amarillas. En total fueron ocho las tarjetas sabatinas y el juez fue permisivo con conductas violentas de uno y otro lado.

El azul protegió su arco cerca del mismo, agrupando hombres que ya no tenían cómo dañar a Cortés, mientras que el ímpetu de la superioridad numérica y la acumulación de atacantes de Colo Colo lo mantuvo más cerca del triunfo, mas Valdivia elevó el que era un golazo desde afuera y al reloj se le venció la vida útil. 1-1 en Ñuñoa con el que la U no sale del descenso y el Cacique mira de lejos a Universidad Católica desde el segundo lugar.

Comentarios ()