Palestino nunca sufrió para borrar a U y habrá campeón de colonias
Palestino
El árabe, práctico, se instaló en la final ante su gente y dejó más presionada que nunca a la escuadra laica de Kudelka. Audax aguarda por el clásico.

Un disparo tibio de Yeferson Soteldo, pasada la media hora del partido, con el marcador en contra por dos goles, fue el único que apuntó al arco de Palestino en todo el sábado. Los tetracolores pasaron a la final con excesos de tranquilidad y la Universidad de Chile salió de La Cisterna con la obligación de escalar hasta el tercer lugar del torneo si pretende ir a la Libertadores del 2019. La Copa Chile será, en noviembre, para una de las colonias.

Si hace una semana el equipo de Frank Darío Kudelka despejó dudas, en la misma cancha y con el mismo rival, hoy las reactivó todas. Incluso teniendo al frente tenía a una escuadra que acababa de cambiar su proceso técnico, por la salida de Sebastián Méndez y la contratación de Ivo Basay, que tiene la misión de evitar el descenso a Primera B de aquí a diciembre, pero que planificó con tanto orden que también podría cerrar el 2018 con un trofeo.

Todos los partidos de la Copa Chile

Los laicos arrancaron mejor, con un palo de Yerko Leiva y un derechazo de Nicolás Guerra impactado en la red. Estaban cerca de convertir, parecían tener los recursos, pero el Tino fue más contundente. Guillermo Soto ya había tenido un tiro elevado frente a Johnny Herrera y Agustín Farías incrementó el peligro con un autopase ante un anulado Matías Rodríguez. El volante, que regresó desde Chipre, provocó un rebote de Herrera que Roberto Gutiérrez no pudo direccionar. Fue el primer aviso en serio.

Un par de segundos más tarde, al borde de la media hora, Rafael Caroca soltó la marca de Julián Fernández y el argentino conectó el córner de Luis Jiménez con su cabeza. Y, en la primera pelota del complemento, Enzo Guerrero habilitó a Gutiérrez y el Pájaro se anticipó a Gonzalo Jara y Rafael Vaz para ajustar su diestra hacia el rincón, donde no llegaba Herrera. Quien volvió al gol luego hizo énfasis en que la actitud fue clave para el éxito. Claro, y su reencuentro con el DT que lo dirigió en Colo Colo y le dio una camiseta titular que se le venía negando con el Gallego al mando. 

El artículo sigue a continuación

131018 Julián Fernández Palestino Universidad de Chile

Lo cerró Basay, cedió la iniciativa y la U no supo qué hacer con la pelota. A la vez que el Hueso pedía calma, criterio y le daba descanso a sus tres ejes del ataque, Gutiérrez, Jiménez y Campos López, Kudelka rompía todo su mediocampo con una acumulación de delanteros sin resultado alguno y apenas encontraba en Guerra a su finiquitador de aproximaciones. Siempre desviadas. No tuvo argumento alguno para acabar con la fiesta árabe, que buscará su tercera Copa Chile en su quinta final. Antes, celebró en 1975 y 1977 y cayó en las definiciones de 1985 y 2014-15. El contrincante, Audax Italiano, no pudo en 1981 y 1998 e irá por la reivindicación. 

Comentarios ()