Ni la épica de Paredes le permitió celebrar a Colo Colo con Palestino
240819 Palestino Colo Colo Enzo Guerrero Esteban Paredes
Sebastián Órdenes/Colo Colo
El máximo ídolo popular adelantó a los suyos con su gol 215 en Primera pero los locales en La Cisterna sumaron por insistir hasta el final.

Palestino se fue muchísimo más preocupado que Colo Colo a descansar y razones tenía de sobra. Ivo Basay, la imagen más grafica del descontento del local, recriminó uno a uno a sus pupilos que fueron incapaces de retirarse con el marcador en ventaja pese a contar con los méritos de sobra, aunque los números indican que se repartieron la posesión (50%-50%) y los pases (202 vs. 200).

No solo se adelantaron los árabes en ese lapso, sino que desde el trámite fueron más punzantes, finiquitaron sus aproximaciones de riesgo y bien pudieron sacar distancias expresivas. Luis del Pino Mago intentó sorprender a Brayan Cortés pero no logró marcar desde tiro libre, antes de que Cortés ni se complicase para amagar un cabezazo de Lucas Passerini desde fuera del área. Federico Castro y César Cortés, finalmente, no celebraron cuando rondaron los bordes de la zona de finalización.

Castro, anotándose la segunda titularidad, debutó en las redes con su nuevo equipo mediante un zurdazo propiciado por el rebote de Cortés ante el mano a mano con Cortés. Passerini, Cristóbal Jorquera y Agustín Farías acumularon remates sin dirección que no alcanzaron a inquietar a la zaga blanca, y un envión de Marcos Bolados por la punta derecha fue aprovechado por Gabriel Costa para igualar una faena que favoreció a los dirigidos por el Hueso en todo momento, con los duelos a favor y un mediocampo absolutamente dominado frente a un Iván Rossi que, pese a lo preciso en el círculo central, no encontró compañeros para hacer fluir el juego hacia la ofensiva.

240819 Palestino Colo Colo Brayan Véjar Esteban Paredes

El complemento replicó las malas decisiones de su lapso antecesor: Bolados la tiró afuera, Costa también, un cabezazo de Bolados pasó lejos y, del otro lado, no fue distinto: Farías, Jorquera, Castro y Passerini no le apuntaron al marco de Cortés. Pero apareció Esteban Paredes, como en incontables tardes, para agigantar su gloria personal y con su anotación número 215 en torneos de Primera División alcanzó a Chamaco Valdés como el máximo artillero en la historia de la competición. Iván Rossi metió la pelota en el área y Paredes nunca le quitó la vista. Cuando la conectó todavía no caía al piso, pero afinó su zurda y la ubicó en la escuadra, imposible para Cerda.

Basay no quería retirarse con las manos vacías y optó por incluir delanteros veloces para el desenlace. Y se generó tres chances antes de que se agotara el reloj, mientras al frente su rival cerraba la faena con diez por una roja de Jaime Valdés. Cortés amagó la primera de las tres, a Fabián Ahumada que le dio fuerte de cabeza. Cristóbal Jorquera puso el 2-2 definitivo por la misma vía, luego del centro del venezolano Del Pino. Ya se jugaban los descuentos... Jorge Araya, en la definitiva, y siempre con la testa, encontró mejor ubicado a Cortés. Llovieron los centros, uno fue con premio para unos tetracolores que demostraron que, pese a dejar pasar más de dos décadas, pueden ser locales contra cualquiera. Solo les faltaba recibir al Cacique en casa, lo lograron y le arrebataron un punto decisivo.