Levante 2-1 Barcelona: El Rey de Copas jugó con fuego y estuvo a punto de quemarse
GETTY IMAGES
Los catalanes caen en el Ciutat de Valencia, pero el gol de Coutinho les da esperanza.

Valverde se plantó en el Ciutat de Valencia con un once trufado de bajas. Alineó a Cillessen; Semedo, Murillo, Chumi, Miranda; Busquets, Aleñá, Arturo Vidal; Malcom, Dembélé y Coutinho.Y a decir verdad, sufrió más de la cuenta. Entre otras cosas, porque el Levante de Paco López sacudió al Barça y le dejó congelado nada más empezar.

A los cinco minutos, ya había golpeado primero. Falta lateral colgada al área, Cabaco aparecía por alto y cabeceaba de manera inapelable a portería. La defensa del Barça, pasiva, ni se enteró de lo que había pasado. El segundo tanto llegó en el minuto 18, con el equipo local volando y el Barça, a su merced. Boateng filtró un pase con veneno al área, Borja Mayoral agarró la pelota, superó a Murillo, que estuvo muy desafortunado y blando, y cruzó ante la salida de Cillesen. Era el segundo puñetazo granota, que ponía el 2-0 en el marcador y ponía en serio riesgo la eliminatoria para el rey de Copas. Al filo del descanso, Mayoral tuvo el 3-0 en sus botas, pero el remate salió desviado cuando la grada ya cantaba gol.

El artículo sigue a continuación

La defensa azulgrana tuvo más agujeros que “El Prestige”. Primero, el Levante se aprovechó de las dudas y la inexperiencia de los canteranos Chumi y Miranda, muy nerviosos e imprecisos. Y además, el Barça vio cómo Jeison Murillo, en su debut oficial con la camiseta azulgrana, salía en todas las fotos en los goles. Lento, mal ubicado y superado, dio muchas facilidades a Boateng, Mayoral y compañía, que hicieron muchísimo daño.

En el segundo tiempo Valverde agitó el banquillo, sacó a Lenglet y Denis Suárez y los cambios mejoraron la cara del equipo. Lenglet aportó seguridad y Denis, desborde. Al final, la aportación del canterano sirvió para que llegase un penalti anotado por Coutinho y para que los de Valverde respirasen aliviados.

El Barça, con una alineación cargada de suplentes y sin Lionel para poder acudir al rescate, se pudo llevar un serio correctivo de un Levante fantástico. Al final, el penalti forzado por Denis Suárez, a última hora, permitió marcar a Coutinho desde los once metros y meter al Barcelona de lleno en una eliminatoria que se le había puesto cuesta arriba. El rey de Copas, el Barça, que lleva conquistados cuatro trofeos consecutivos, tendrá que ganar ahora en el Camp Nou para estar en los cuartos de final.

Comentarios ()