Jorge Molina y Mata declaran el estado de emergencia en el Espanyol
LALIGA.ES
El Getafe se reencuentra con la victoria (3-0) ante un conjunto blanquiazul que suma tres derrotas consecutivas.

El Getafe confirmó este sábado el estado de emergencia en el Espanyol de Rubi. Después de verse con opciones de liderar LaLiga y de soñar, en el sueño más ‘chingón’ posible, con llegar a pelearla, el conjunto blanquiazul sumó en el sur de Madrid su tercera derrota consecutiva (3-0). Una caída a la tierra acentuada por el eficiente plantel dirigido por Bordalás. Un Getafe que si bien no jugó un fútbol atractivo, jugó un fútbol práctico. El que sirve victorias de mérito como la lograda ante los periquitos, la misma que le alza a la viva batalla por los puestos europeos.

Así, comenzó con un punto más de intensidad un conjunto azulón que con el paso de los minutos se fue diluyendo. Eso o que el Espanyol, más endeble en los primeros compases del choque, igualó fuerzas en una primera mitad marcada por el juego trabado. Sin ocasión alguna para decantar la balanza, no fue más que una batalla en el centro del campo por hacerse, sin éxito, con el control del juego.

De ahí la sucesión de faltas que dejó un primer periodo en el que las pocas llegadas de azulones y periquitos no inquietaron corazón alguno. No sabía entonces el Espanyol que había entrado en el terreno deseado por los hombres de Bordalás, aunque Jorge Molina se encargó de confirmarlo. Cuando menos pasaba sobre el verde, y enredado el choque entre parones por los fallos en la iluminación del Coliseum, Damián Suárez dibujó un pase en largo hacia el veterano capitán azulón, que con poco que rascar encontró oro.

De forma magistral se revolvió ante Duarte y con un zarpazo raso batió por bajo a Diego López (55’) para adelantar al ‘Geta’. Un tanto que ni mucho menos despertó el instinto competitivo de un Espanyol que ni con los cambios reaccionó. De hecho, y sin apretar el acelerador, los de Bordalás hicieron sangre. Arambarri se sirvió poco después de un error garrafar de Mario Hermoso para regalarle el segundo a Jaime Mata (65’) y, ya en el tramo final, un disparo lejano de Antunes significó el tercero (80’). Condena definitiva de un Getafe que, metido de lleno en la pelea por Europa, siguió tiñendo de negro mes de noviembre para el Espanyol.

Comentarios ()