Noticias En vivo

Colo Colo v Universidad de Chile Crónica del partido, 25-08-18

F
1 - 0
COL
UCH
J. Insaurralde (65)
Estadio Monumental David Arellano
Colo Colo domina el Superclásico de principio a fin y su racha cumplirá la mayoría de edad
14:12 CLST 25-08-18
Insaurralde Colo Colo Universidad de Chile 25082018
El gol de Juan Manuel Insaurralde lo certificó: Universidad de Chile no se la puede en el Estadio Monumental. No tuvo ni una chance.

El atisbo de mejoría de la "U" ante Unión Española y O'Higgins quedó pausada en la jornada más trascendental: Colo Colo la devolvió a su realidad, la de inclinarse en el Monumental, en un juego que casi se suspende por incidentes, y la de . La racha popular se extenderá hasta los 18 años cuando se vuelvan a medir en Macul el 2019. Lo de este sábado fue una combinación de fiesta blanca con ilusión en la previa de la definición ante Corinthians en Brasil.

Todo fue de la plantilla de Tapia. Todo. El dominio del balón (rozó el 70%-30%), los remates intentados (12 contra 2, ninguno al arco de Orion por parte del visitante), los duelos áereos, los de las bandas. Esteban Paredes partió avisando con su zurda. El primeros de sus dos tiros libres lo amagó Johnny Herrera al córner, con sus dos manos. Iba colocado. El segundo salió alto, sin dirección.

Le tocó el turno a Jorge Valdivia. De media distancia, tiró encima del larguero un balazo de media distancia. Desde el centro del área, no encontró arco con su cabeza. Finalmente, probó una volea que tampoco acertó el destino esperado. En la jugada, se combinó con Paredes, que hizo el rol de asistidor.

La fiesta no fue para todos

Luego tomó el protagonismo Lucas Barrios, que por despliegue no se quedó pero estuvo lejos de la precisión. Primero eludió la marca de Felipe Seymour para probar un tiro impreciso y luego le dio al palo tras capturar un pase de Claudio Baeza. Nadie contaba con Juan Manuel Insaurralde. El Chaco, que festejó por tercera semana consecutiva, estaba en el área chica, atento a capturar el rebote. En el último suspiro, Jaime Valdés tuvo la suya, pero también salió elevada.

Tito, antes de emprender rumbo a Sao Paulo el lunes a las tres de la tarde, se dio el lujo de cuidar a Pérez, Carmona y Valdivia en el desenlace. Es que nunca estuvo en discusión que el invicto cumpliría la mayoría de edad. Una tradición que, una vez más, no encontró oposición alguna. Con un par de bombas a la tribuna, de Echeverría y Espinoza, nunca bastará.