Universidad Católica supera a Colo Colo en una guerra de goles que la deja líder
Universidad Católica
Cruzados
Volvió Paredes, se reivindicaron Sáez y Vilches, Quinteros sacó adelante una tarea complicada y el torneo tiene nuevos punteros.

El Clásico 176 entre Colo Colo y Universidad Católica se disputó al mediodía, como es la tónica del siglo en cuanto a eventos de estas características. Y se vivió a un ritmo intenso y con golpes de un lado y otro. Se llenó de sonrisas el Chile 1 en Copa Libertadores, que venía de superar agónicamente a Rosario Central en su casa.

Hubo incidentes en el inicio

El primero que pegó fue el visitante del Monumental. La mala salida fue de Juan Manuel Insaurralde y el gol de un estandarte, José Pedro Fuenzalida, el único que dividió a la hinchada colocolina -entre aplausos y pifias- a la hora de su presentación por los parlantes del estadio. Fue un tiro bajo que se configuró como el primero del Chapa en su historial de lances entre albos y cruzados.

La diana incrementó la confianza en los dirigidos por Gustavo Quinteros y Luciano Aued, contra pronóstico, desbordó y le puso un centro perfecto a Sebastián Sáez en su cabeza. El remate pasó alto. El nervio de la tribuna contagió a los de negro -porque el campeón de turno no cambia su indumentaria- y escasearon los circuitos en las bandas. Casi no tenía participación Óscar Opazo.

La insólita respuesta de Valdivia a un troll

Los primeros aplausos en Macul cayeron sobre la media hora del fútbol, cuando Esteban Paredes se paró de su asiento y lideró el trabajo precompetitivo. Dentro del césped, el Cacique cargaba sus intenciones por el costado de Felipe Campos, mientras la UC lo hacía por el de Fuenzalida y Stefano Magnasco e Iván Morales no se encontraba y desaprovechaba su titularidad como extremo.

Los de Salas lo buscaron por medio de Esteban Pavez, que probó de larga distancia un disparo que iba colocado a un rincón que a la larga despejó, sin controlar, Matías Dituro. El 1 franjeado se convertiría en factor determinante del resultado.

Es que el ex Antofagasta sacó con sus palmas un cabezazo a quemarropa de Andrés Vilches, no se complicó ante el centro venenoso de Jaime Valdés y voló justo para desviar el cabezazo de Julio Barroso que, en el rebote, desaprovechó Vilches.

¿Cómo quedó el historial?

Vilches, eso sí, descontó dos veces luego de que Sebastián Sáez estableciera una goleada que lucía irremontable. El Sacha, el más criticado por su falta de gol, expandió la ventaja a tres en jugadas de Fuenzalida (y una duda de Brayan Cortés) y otra que contó con un pase atrás errado por Barroso. Y Vilches, que tampoco goza del convencimiento del hincha, firmó su segundo doblete del campeonato mediante su cabeza y un atropello en área chica, ambos cedidos por Paredes.

El Tanque, que olvida sus problemas en el aductor izquierdo, gozó de homenajes y entró activado y además de sus asistencias rozó el 3-3, pero Dituro estuvo impresionante cubriendo su palo izquierdo. Iba adentro. En ese momento el Comandante ya lo afrontaba con línea de tres y los centros de Gabriel Suazo llovían.

El artículo sigue a continuación

Varios abandonaron antes del término

En una mañana emocionante, se impuso la Católica en la Ruca en uno de esos compromisos cambiantes, llenos de escenarios, sin una figura preponderante y hechos para encender la pelea por el primer lugar. El que acaba de ceder Colo Colo.

Comentarios ()