Colo Colo se quedó sin margen antes del Superclásico
Carlos Succo/Colo Colo
El elenco de Guede careció de claridad y Universidad de Concepción lo llenó de dudas.

Los casi 18 mil espectadores que llegaron al Estadio Monumental (salvo un puñado de camisetas amarillas) tienen razones de sobra para lamentarse. Colo Colo no fue capaz de superar a Universidad de Concepción, equipo que arrastraba cuestionamientos y pasaba un momento complicado. Francisco Bozán, su entrenador, se pasó los últimos minutos con la mirada puesta en su reloj. El pitazo final lo llenó de júbilo.

Pablo Guede arrancó con Jorge Valdivia como delantero y Ramón Fernández sumó su primera titularidad en el Transición. El primero sufrió por las incontables faltas de sus rivales (Alejandro Camargo nunca lo soltó y Héctor Berríos se fue expulsado -64'- por cortarlo cuando avanzaba, sin barreras, al arco) y el segundo falló muchos pases y no fue factor de riesgo.

El único que pudo solventar -de cierta manera- la ausencia por lesión de Esteban Paredes fue Nicolás Orellana. El joven delantero retornó desde su préstamo en Everton y tardó 45 segundos en inflar la red de Cristián Muñoz. El Tigre, que amagó el grito de gol de Marcos Bolados, Octavio Rivero y Matías Zaldivia. Este último asumió funciones ofensivas y también tuvo un tiro en el palo. En el complemento, el local llevó el trámite a la mitad de cancha de los amarillos, pero nunca fue contundente.

El artículo sigue a continuación

Colo Colo Universidad de Concepción 190817

Los visitantes se anotaron su primera victoria liguera con los goles de José Huentelaf y Fernando Manríquez. El ex Lota Schwager conectó un centro de Ronald de la Fuente, que le había ganado en velocidad a Felipe Campos, mientras que el multifacético mediocampista de corte le metió una bomba imposible a Agustín Orion. Al ángulo, como acostumbra.

Colo Colo se quedó sin margen a ocho días del partido más importante. El contra la U. Y se salvó de perder a dos de sus figuras: Julio Barroso y Jaime Valdés debieron ser expulsados, pero Julio Bascuñán desestimó las acciones violentas de los referentes del albo.

Comentarios ()