Colo Colo salva un punto agónico y no se queda vacío
Última actualización
Carlos Succo/Colo Colo
Lucas Barrios empañó la jornada perfecta que sorteaba Unión Española hasta el minuto 93. La Libertadores, cada vez más lejos.

Poco importaba que Gonzalo Fierro tirara dos espléndidos tiros libres. Ambos pegaron en el palo. Poco importaba el ímpetu de César Pinares, que disparó cinco veces e hizo figura a Diego Sánchez. Lucas Barrios las tiraba todas afuera. Colo Colo estaba vacío. En la tabla, quedaba en esa zona en la que no pasa nada. No era el mejor, claramente, y tampoco el peor. En esa zona en la que no vas a las copas internacionales ni desciendes. Pero le empató a Unión Española en el Estadio Monumental, sin público, en la última jugada del partido, y evitó masticar su séptima derrota consecutiva.

Martín Palermo salió a cuidar el empate siempre con la idea de que ganar le significaba pasar a su rival de turno y meterse de lleno entre los siete del privilegio internacional. Esperó el error y afiló sus colmillos en un segundo de inspiración y coordinación. Cuando Santiago Gallucci buscó la cabeza de Tobías Figueroa y el goleador le ganó en el aire a Óscar Opazo para servirle el balón a Ramiro Carrera. El llegado desde Arsenal batió a Agustín Orion con un derechazo a la esquina del arco blanco. A tres dedos, con el borde externo.

Valdés y Véjar fueron las novedades de Tapia para pelearlo hasta el final. Unión incrementó la fuerza de su repliegue, nunca más visitó a Orion y al borde del minuto 93 Valdivia inició la contra y abrió con Pajarito. El 20 encaró con la vista siempre pendiente de Lucas Barrios, eludió a Jorge Ampuero y La Pantera, en medio de las marcas de Ramiro González y Luis Pavez, con su cabeza salvó un punto agónico que se necesitaba para sanar las múltiples heridas recientes. Eso sí, para animarse a entrar en la Libertadores de 2019, el albo debe sumar prácticamente los quince puntos que le restan.

Comentarios ()