Boca no pudo dar el salto y sufrió una goleada ante Athletico Paranaense
Benedetto Boca Athletico Paranaense Copa Libertadores Grupo G Fecha 3
Buda Mendes/Getty Images
El Xeneize recibió un duro golpe de realidad en Brasil: 3-0 en Curitiba para poner en jaque su clasificación.

En el calor de Brasil, contra el campeón de la Copa Sudamericana y en una cancha de césped sintético, Boca sabía que el choque ante Athletico Paranaense iba a ser el más difícil de este inicio de la era Alfaro. Pero también era la posibilidad de dar el salto hacia una etapa superadora. No pudo: el Xeneize sufrió una goleada casi inapelable y, aunque no complicó sus chances de clasificación, se vuelve a Argentina con el sabor amargo que deja el peor resultado en contra de este nuevo ciclo.

El DT tomó la decisión de plantear un partido más bien ofensivo, sumando a varios de sus jugadores en ataque: los laterales se soltaron y Nández estuvo más cerca de la línea que conformaron Reynoso, Tevez y Villa, dejando solo a los centrales y a Marcone para defender. La idea se sostuvo hasta los 35 minutos del primer tiempo, cuando Marco Ruben se encontró con el primer tanto de la noche. El 1-0 fue un golpe del que el visitante no se pudo recuperar.

A Alfaro, otra vez, se le partió el equipo y, esta vez, no lo supo corregir. Todo lo que había merecido durante aquella primera media hora, lo echó a perder en el complemento: el local aprovechó los espacios y los continuos errores de la última línea para definir el resultado. El 2-0 derivó en el 3-0 y en una confusión que no terminó con más goles en contra porque los brasileños no quisieron acelerar un poco más. 

Boca recibió un golpe de realidad y tendrá que corregir, más pronto que tarde, esas lagunas que sufre para que el funcionamiento termine de aparecer y la jerarquía pase, de una vez por todas, a un segundo plano. Ese es el salto que le falta.

Comentarios ()