Scaloni destruyó lo poco que había construido
PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images
Argentina perdió mucho más que un amistoso ante Venezuela: Scaloni cometió su primera serie de errores graves y sembró preocupaciones donde no había.

"Scaloni está en evaluación y lo sabe", dijo César Luis Menotti hace pocos días. Las palabras del Director de Selecciones Nacionales parecían contundentes respecto a no estar de acuerdo con el joven entrenador, pero el propio Scaloni intentó hacer oídos sordos. Ante Venezuela, donde el DT intentó revolucionar el equipo en torno a Messi, Argentina fue una seguidilla constante de situaciones que no debe repetir nunca más y el experimento salió mal en todas las líneas. 

El marcador final es anecdótico. No es la derrota la que evidencia el fracaso del experimento sino el desarrollo durante los 90 minutos, donde esa línea de cinco defensores que duró hasta el gol de Rondón opacó cualquier otra cosa que pudiera hacer el resto del equipo.

Las consecuencias van más allá de la segunda caída en siete partidos que comprenden este ciclo. Debutantes como Lisandro Martínez y Gonzalo Montiel padecieron el partido, Juan Foyth fue de mayor a menor, Armani quedó expuesto a los ataques de la Vinotinto, los dos experimentados, Tagliafico y Mercado, parecían desconocidos en puestos a los que no están acostumbrados.

El artículo sigue a continuación

No todas son pálidas para Scaloni: al menos divisó los errores, desarmó la defensa y apostó a lo clásico. Por lo menos, en el segundo tiempo no se vieron los errores amateurs del primero, ni le llegaron en tres o cuatro pases directos. No alcanzó, claro está.

¿Y Messi? ¿Volvió? Algunas pinceladas, inició el gol del descuento, intentó rebelarse contra todo y todos, como en buena parte de su etapa en la Albiceleste. Ahora tiene socios, porque Paredes, Lo Celso, el Pity Martínez o Suárez lo encontraron para descargar y que él se descargue. Pero todo lo que podía construirse se desmoronaba en un ataque rápido de la Vinotinto. 

Marruecos será la última estación antes de la Copa América. Y seguramente haya recambio, chances para los que no jugaron y todo lo que se observa en el ciclo. Como si no hubiera una competencia importantísima a la vuelta de la esquina, o como si todo estuviera listo para afrontarla con la obligación de ganarla. Y nada más lejano luego de este experimento fallido

Comentarios ()