Noticias En vivo
Sud América

Se retira el Loco Abreu, el último rival en activo de Maradona

07:05 CLT 11-06-21
Maradona Abreu
Se retira el Loco Abreu, una leyenda como futbolista, un trotamundos, un enamorado del fútbol y el último jugador en activo que jugó con Maradona.

Sebastián “El Loco” Abreu dice hoy oficialmente adiós al fútbol. Después de una larguísima trayectoria como profesional que lo ha llevado jugar al fútbol profesionalmente durante 26 años, defendiendo la elástica de 31 equipos diferentes y en un total 11 países, El Loco ha decidido retirarse a los 44 años.

Al igual que inició su carrera futbolística en el Defensor Sporting de Uruguay en 1994 (debutó el 4 de junio de 1995), Abreu ha bajado el telón de su vida profesional también en su país, en concreto en el modesto Sud América uruguayo recién ascendido a la Primera división charrúa.

La vida profesional de Abreu ha transcurrido por Uruguay, Argentina, España, Brasil, México, Israel, Grecia, Ecuador, Paraguay, El Salvador y Chile y entre los clubes para los que ha jugado destacan algunos de nombre como San Lorenzo de Almagro, Deportivo de La Coruña, Gremio de Porto Alegre, Nacional de Montevideo, River Plate, Real Sociedad, Botafogo o Rosario Central.

La carrera futbolística de Abreu contará hoy con un broche final para el delantero uruguayo que ha decidido colgar las botas durante el transcurso de un partido oficial de la liga de la Primera división charrúa que va a enfrentar al Liverpool Fútbol Club de Montevideo al Sud América en el barrio de Belvedere. Ese será el adiós a una leyenda del fútbol mundial que hizo de la constante mudanza entre clubes uno de sus alicientes para practicar el deporte de su vida.

Juan Manuel Lillo –ahora entrenador ayudante en el Manchester City de Pep Guardiola– lo tuvo a sus órdenes en Dorados de Sinaloa entre 2005 y 2006 y hace unos años contaba a Goal.com sus impresiones sobre el delantero uruguayo: “Es el loco más cuerdo que conozco. Se cuida, vive solo para la profesión del fútbol, conoce a todos los jugadores. Es un jugador de otro tiempo, porque además es capaz de aglutinar las voluntades colectivas de sus compañeros. Es alguien muy inteligente y sus conceptos de juego son muy ricos”.

Las palabras de reconocimiento que hace casi una década dedicaba Lillo a Abreu tienen su reflejo también en El Loco, que considera al técnico de Tolosa el mejor entrenador que ha tenido en toda su carrera. Abreu no solo compartió vestuario con Lillo y con Guardiola en México, sino que acudió a la llamada del guipuzcoana cuando entrenó en la Segunda española a la Real Sociedad. Un movimiento que Abreu hizo encantado a pesar de que perdió mucho dinero dejando atrás River Plate para llegar a San Sebastián.

A pesar de que ya ha hecho sus pinitos como entrenador-jugador, Lillo auguraba en su día en estas páginas que “estoy convencido de que será entrenador y uno de los buenos, además. Ya desde la época de Sinaloa se preocupó por prepararse y yo siempre le dije que aquellos jugadores a los que entrenara serían muy afortunados”.

Pero con la despedida de Abreu pasan ya al mundo de los recuerdos muchos aspectos. Como los más de 400 goles que ha marcado en menos de 800 partidos o sus 70 internacionalidades con la selección de Uruguay, para la que consiguió anotar 26 tantos, disputó dos Mundiales y ganó la Copa América de 2011.

Aunque el dato que más impresione seguramente, sea el de que hoy se retira el último jugador en activo que compartió terreno de juego en partido oficial con el difunto Diego Armando Maradona. Fue en 1997 en el transcurso de un Boca Juniors – San Lorenzo, en cuyos prolegómenos Maradona se acercó a saludar muy cariñosamente a un Loco Abreu que ya se hacía querer por aquel entonces.

Abreu solo tenía 19 años y Maradona, 36. Aun así, el Diego y el Loco conectaron muy bien hasta el punto de cambiarse las camisetas. “Cuando terminó el primer tiempo me chifló y me dijo ‘Uru, ¿no vamos a cambiar?’”, relataba, además de contar el percance que tuvo para recuperarla después de haberla soltado sin cuidado en el descanso: “La tiré atrás de un ropero que tenía el vestuario. Cuando terminó esperé a que salieran todos, pero no la podía sacar de ahí. Salvador, el utillero, me agarró de los pies la enganché con un palo de escoba”.

En España, además de su famoso gol de penalti a lo Panenka que dio el billete a Uruguay para las semifinales del Mundial de Sudáfrica 2010, se le conoce por un “no gol” que pasó a la historia como “el gol de Abreu” cuando fue mostrado en el legendario programa de “El día después” de Canal+.