Noticias En vivo
Barcelona

San Mamés ya no intimida como antes al Barcelona

06:00 CLST 10-02-19
Messi Athletic Bilbao Barcelona LaLiga
El feudo del Athletic Club ya no es un fortín cuando recibe al Barcelona, que apenas ha perdido una vez en diez años de visitas ligueras a Bilbao.


ANÁLISIS

San Mamés ya no intimida al Barcelona como antes. El cuadro azulgrana domina claramente a domicilio del Athletic Club de Bilbao, donde ha sumado hasta seis victorias en los últimos diez desplazamientos de Liga, e incluso hace exactamente cuatro años logró golear por 2 a 5 al rival de esta tarde. En la década anterior, de 1999 a 2008, había logrado apenas la mitad de victorias en sus diez desplazamientos a Bilbao y perdiendo en dos de sus desplazamientos. Esta vez llega habiendo concedido una sola derrota en la capital vasca.

Sucedió en diciembre de 2013 con Gerardo 'Tata' Martino en el banquillo y supuso la primera derrota del equipo, que aun así estableció el mejor arranque de su historia. Aquel fue un partido que el Barcelona disputó sin Leo Messi y Víctor Valdés, lesionados, y el cuadro azulgrana acabó sucumbiendo por primera y única vez en la última década. En las nueve otras visitas con Pep Guardiola, Francesc 'Tito' Vilanova, Luis Enrique Martínez y la temporada pasada con Ernesto Valverde en el banquillo, nunca perdió.

Cabe decir, además, que desde la mencionada derrota el Barcelona cuenta los cuatro partidos que ha disputado en San Mamés por victorias y que Messi ha marcado dos goles. El rosarino regresará a la titularidad a domicilio del Athletic Club con el objetivo de alargar el buen rendimiento del Barcelona en este estadio en el que "cualquier partido es complicado" tal y como recordó Valverde con conocimiento de causa.

"Todos los partidos que el Barcelona ha disputado allí han sido con una gran presión ambiental, el campo estará lleno y el equipo intentará que no salgamos del propio campo con una presión alta que nos dificultará el juego, será un partido bonito de ver y con mucha miga" recordó el 'txingurri' consciente de que tener la estadística a favor significa bien poca cosa. Lo que tiene claro es que "desde luego es uno de los partidos más difíciles de la temporada" y conviene no perdérselo.