Sampaoli contradice a su tatuaje y escucha para seguir

Comentarios()
Getty
Las urgencias postergan el proyecto. Por un rato, la frase de Callejeros quedó tapada. Primero está Rusia; ya habrá tiempo para volar.

Convicción. Conexión. Sincronicidad. Sociedades. Sistemas. Complementariedad.  Entusiasmo. Relevancia. Jerarquía. Anarquía. Furia. Tiempo. Concreto. Los hashtags de Sampaoli grafican la temperatura del eje discursivo del tipo más influyente para que Argentina esté o no el Mundial (después de los 11 o 14 que entren a la cancha).

Sampaoli no transa en sus ideales pero acepta las urgencias y decide en consecuencia. Línea de 4 con Mascherano a la zaga, afuera Dybala y Benedetto titular. 

“El chico”, como el DT de la Selección argentina llamó al 10 de la Juve, le hizo un favor son ese sincericidio en aquella conferencia de prensa. Sampaoli escuchó y en ninguno de los tres esquemas ensayados utilizó a Dybala. No hay tiempo para que Leo y Paulo se correspondan; urge resolver.  

Tampoco hay tiempo para experimentos y menos para martillar con un mensaje que saque al futbolista de su habitual zona de confort. Sampaoli contradice a su tatuaje de Callejeros ("No escucho y sigo, porque mucho de lo que está prohibido me hace vivir...") y escucha para seguir.

Jorge Sampaoli tatuaje

El artículo sigue a continuación

Por eso reconoce que le atrae la salida innata que podrían aportar Banega y Paredes y también admite que, sin Biglia, hay peligro de quedar descompensados. Por eso Acuña volvería a jugar por izquierda, como contra Venezuela, y no a perfil cambiado como contra Uruguay. Por eso el inmejorable presente de Papu Gómez puede ser un buen complemento para que el Huevo rompa como interno por izquierda y por eso Di María partiría por derecha como lo hace en PSG.  

El 4-2-3-1 parece imponerse sobre el 4-4-1-1 y el 3-3-3-1. Al menos para someter a un rival consolidado y para que, esta vez, ese sometimiento que logró Argentina en el primer tramo contra Venezuela se corporice en goles. Que la furia no sea barullo y que las conexiones eviten la anarquía de un entusiasmo desmedido

En 180 minutos, primero ante Perú en La Bombonera y luego frente a Ecuador en Quito, Argentina definirá si saca pasaje para Rusia o se pierde un Mundial después de 47 años.


 

Cerrar